Cómo llegó Cristina Kirchner a figurar como "ladrona de la Nación" en Google

Fuente: AFP - Crédito: John Thys
(0)
7 de agosto de 2020  • 16:36

Cristina Kirchner anunció hoy que demandó a Google porque en mayo último aparecía en las búsquedas en ese sitio como "ladrona de la Nación", en lo que se conoce como "panel de conocimiento", un elemento que Google destaca en los resultados de una búsqueda en su sitio. Si se busca hoy, en el mismo lugar figura "vicepresidenta de la Nación Argentina".

El "panel de conocimiento" es lo primero que aparece cuando uno busca información sobre alguna persona y, según Google, se "genera automáticamente"
El "panel de conocimiento" es lo primero que aparece cuando uno busca información sobre alguna persona y, según Google, se "genera automáticamente" Crédito: Captura

El precedente de 2014

En el escrito presentado, Cristina Kirchner hace responsable a Google del insulto, pero llevar la demanda a buen puerto será problemático: en 2014, la Corte Suprema rechazó una demanda que había iniciado la modelo María Belén Rodríguez contra Google y Yahoo!, porque su nombre aparecía asociado a páginas pornográficas y hacía a los buscadores responsables de ellos; en ese entonces, se consideró (como sucede en otros países) que como el contenido es de un sitio externo, no se puede hacer responsable a los buscadores, que sólo muestran resultados de contenido guardado en otros sitios en base a si contienen palabras que coinciden con las de una búsqueda.

En este caso, la fuente es Wikidata; Google se nutre del contenido de esa base de datos comunitaria para múltiples resultados, como de Oxford Languages para definiciones de palabras, Weather.com para el clima, etcétera.

Buscar en Wikidata

Es la misma razón por la que en mayo, para la misma época en la que Wikidata (que es de Fundación Wikimedia, que también gestiona la Wikipedia) describía a Cristina Kirchner como ladrona, el gobernador Axel Kicillof aparecía como "enano comunista" y el exvicepresidente Amado Boudou como "parásito argentino".

Como la fuente del contenido era la Wikidata, cuando se corrigió el texto en ese sitio, se actualizó en los resultados de Google, que no tiene control ni filtro sobre esa información: sólo la destaca. Wikidata tiene, dice, "el objetivo de proporcionar una fuente común de datos que puedan ser utilizados por proyectos de Wikimedia como Wikipedia, y por cualquier otra persona, bajo una licencia de dominio público."

En Wikipedia (y en Wikidata) entrar en un artículo y poner contenido falso se denomina vandalismo; existe desde siempre (y no está limitado a la Argentina). Y rastrear quién agregó los insultos a esos artículos debería ser tan sencillo como analizar la lista de cambios al texto. La Fundación Wikimedia tiene algunos mecanismos para evitar las llamadas "guerras de ediciones" en estos sitios. Hay artículos polémicos cuya edición está protegida (no pueden ser editados por un usuario anónimo sin cuenta), y hay "superusuarios", que tienen mayores derechos de edición y capacidad para resolver disputas, conocidos como bibliotecarios, que pueden revertir el contenido de un artículo a un estadío anterior.

Cuándo se hizo el cambio en Wikidata

Por ejemplo, puede verse en la página de Wikidata (de donde Google obtuvo los datos para mostralos en la búsqueda) el historial de cambios, que incluye un cambio clave el 13 de mayo y luego múltiples modificaciones durante el 17 de mayo, hasta que en un momento la página pasó a "protegida" y dejó de ser editable por cualquier persona.

Los cambios del 13 de mayo no fueron corregidos hasta unos días después
Los cambios del 13 de mayo no fueron corregidos hasta unos días después

En esta instancia específica es que el 13 de mayo alguien hizo el cambio que nombraba al cargo de Cristina Kirchner como "ladrona de la Nación Argentina ". El cambio no fue revertido hasta el 17 de mayo siguiente, quizá porque no se estaban editando los datos de la actual vicepresidenta sino del artículo referido al cargo, y la modificación pasó desapercibida por unos días.

Durante todo ese día, la guerra de cambios siguió con el usuario Neoliberal1999 agregando "la peor presidenta"; otro usuario revierte el texto al original; otro agrega "la mejor presidenta"; al rato otro pone "La peor presidenta de la historia. Que se robó todo de Argentina entre 2007 y 2015"; después lo arreglan, y así sigue el ida y vuelta hasta el "ladrona" sumado por un usuario anónimo, la trascendencia pública y la protección del artículo.

2015 y las búsquedas sin clic

Abrevar de otras fuentes es la razón por la que si alguien buscaba en 2015 "Te fuiste a la B" en Google Maps, mostraba la ubicación de la cancha de River. Y esto pasó porque múltiples páginas asociaban dos conceptos: la cancha de River, y su paso por la B nacional; los algoritmos de Google asumían que la asociación era relevante.

De la misma forma, la compañía compila los millones de búsquedas sobre un tema para sugerir palabras claves que ayuden a un usuario a orientarse en una búsqueda o acelerar el ingreso de un texto; al buscar hoy "Cristina Kirchner", entre las palabras que Google sugiere en la caja de búsqueda están "edad", "joven" y "chorra". Al buscar "Cristina Fernández de Kirchner" la primera palabra que sugiere es "ladrona", probablemente porque mucha gente usó esas cinco palabras para buscar la noticia de mayo último.

Las estimaciones más recientes sugieren que la mitad de las búsquedas en Google termina con un resultado que no lleva a ninguna parte , es decir, que revela contenido que la compañía muestra de tal forma que agote la búsqueda, sin generar un clic en un enlace.

Y según una investigación de noviembre de 2019 del Wall Street Journal, sobre esas 3,8 millones de búsquedas por minuto que recibe el sitio, hay muchísimos resultados en los que centenares de empleados hace una valoración manual sobre los resultados.

En la medida en que la compañía hace que ante una búsqueda los usuarios se queden en su sitio (en vez de seguir un link a una página externa) y en tanto define qué contenidos se ven primero, cuáles destacados y qué otros quedan relegados a un link (es decir, hace de algo más que un simple punto de acceso a otros sitios), crecen los pedidos de que asuma una responsabilidad mayor sobre la información que hace pública.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.