Condenan a un programador por sabotear su propio software y cobrar por el soporte