Contra la ansiedad por la cuarentena, los lectores salen buscar buenas noticias en Internet

En Instagram o en un newsletter, los lectores buscan esquivar los titulares catastróficos en medio de la pandemia de coronavirus covid-19
En Instagram o en un newsletter, los lectores buscan esquivar los titulares catastróficos en medio de la pandemia de coronavirus covid-19
Taylor Lorenz
(0)
17 de abril de 2020  • 13:42

Aunque pueda ser difícil ver más allá de la catarata de devastadores titulares, hay bastante buenas noticias en el mundo justo ahora, y bastante interés en leerlas también.

Las cuentas de Instagram dedicadas a las buenas noticias, como @TanksGoodNews y @GoodNews_Movement, han experimentado una impresionante escalada de seguidores en las últimas semanas. A fines de marzo, el actor John Krasinski presentó una "red de información de buenas noticias" en YouTube; en una semana, Some Good News había sobrepasado el 1,5 millón de suscriptores y 25 millones de visitas. Las búsquedas de Google relacionadas con las "buenas noticias" aumentaron mucho hace un mes y han continuado incrementándose.

"Hemos visto un nivel de crecimiento sin precedentes en las últimas cuatro semanas," dijo Lucía Knell, directora de asociaciones de marcas de Upworthy. Ella observó que la compañía experimentó un incremento del 65% en la cantidad de seguidores en Instagram y un 47% de aumento en las visitas al sitio en marzo, en comparación con el mes anterior.

Upworthy se fundó en 2012 con el compromiso de contar historias positivas. En ese momento, el algoritmo de Facebook parecía favorecer los titulares inspiradores usados como anzuelo; quizás recuerde verlos. Pero, en 2013, Upworthy y otros sitios dedicados a publicar buenas noticias experimentaron una considerable caída en las visitas a sus páginas después de que Facebook ajustara su algoritmo.

Importantes organizaciones dedicadas a las noticias (entre las que figura The New York Times) han creado a lo largo de los años sus propios sitios para publicar buenas noticias. Ahora, más que nunca, los lectores las están necesitando.

"Simplemente ha sido una avalancha de personas que escribían y contaban cuánto necesitan estas historias o decían que las leían y las lágrimas les recorrían el rostro", señaló Allison Klein, quien dirige el blog Inspired Life en The Washington Post. "Las personas constantemente agradecen porque les mostramos algo que no las hace sentir horrible".

Oferta y demanda

David Beard, el editor ejecutivo del boletín de National Geographic, dijo que la demanda de buenas noticias ahora no se compara con nada que haya visto antes. "Las personas buscan una razón para seguir", señaló.

Como respuesta, National Geographic creó dos newsletters dedicados a informar buenas noticias. Uno está destinado a los niños y las familias, el otro, es un boletín gratuito que no trata sobre el coronavirus, cuyo título es Your Weekly Escape (Su escape semanal, en español). "Lo pienso como una aplicación de meditación, pero es periodismo", expresó Beard. Ambos boletines "surgieron como reacción a esta avalancha de noticias terribles", señaló.

The Washington Post también está tratando de adaptarse a la demanda. Además de publicar historias regularmente en Inspired Life, la compañía convirtió su newsletter semanal dedicado a las buenas noticias, The Optimist (El Optimista), que Beard desarrolló cuando trabajaba allí, en un envío bisemanal y creó The Daily Break (La Pausa Diaria, en español), que destaca una historia alentadora por día.

Las buenas noticias han sido una bendición para los editores independientes también. Lori Lakin Hutcherson, fundadora y editora en jefe de Good Black News, expresó que las historias de su sitio se han diseminado tanto como "los incendios forestales" recientemente.

"Solo observando las veces que se han compartido y que han recibido clics", dijo, "podemos darnos cuenta de que son historias que se han hecho alrededor de 12 veces más populares que el estándar". Good Black News siempre atrajo a una audiencia constante de lectores de raza negra, relató Lakin Hutcherson, pero en los últimos dos meses ella ha visto un incremento del interés fuera de su público usual.

Branden Harvey, el fundador de Good GoodGood, dijo que al buscar estas historias, los lectores no necesariamente desean escapar de las noticias. "Más que simplemente distraerse del COVID, quieren obtener un sentido genuino de esperanza en respuesta al COVID", afirmó.

"No es que las personas no quieran noticias sobre el coronavirus", dijo Lakin Hutcherson. "Simplemente quieren noticias sobre él que sean más positivas o que muestren personas que se unen y luchan contra esto, y ofrecen maneras en las que los individuos pueden ayudar".

Memes animados para COVID-19

Así como Facebook lanzó buenas noticias a comienzos de 2010, Instagram se ha convertido en un lugar donde las historias positivas pueden proliferar. Las buenas noticias se han diseminado en cuentas populares de memes en las últimas semanas, y varios administradores de cuentas han comenzado a intercambiar historias positivas en un chat grupal.

George Resch, un habitué en el mundo de los memes de Instagram y conocido en línea como @Tank.Sinatra, creó una cuenta para las buenas noticias en 2017 después del huracán Harvey. Él publica en plataformas, que incluyen Twitter y Facebook, pero dijo que Instagram es donde mejor funcionan las publicaciones. "En mi página, estoy viendo más crecimiento del que he visto desde el primer año de la misma", señaló.

Recientemente, el equipo de World Record Egg presentó una cuenta de Instagram dedicada a las buenas noticias bajo el nombre de @Sunny_Side_News. La cuenta escaló a más de 162.000 seguidores en una semana sin promoción alguna.

Las cuentas más populares dedicadas a las buenas noticias se concentran en publicar historias relacionadas con el coronavirus con un mensaje positivo y productivo.

Alissa Khan-Whelan, una de las fundadoras de @Sunny_Side_News, dijo que tiene mucho cuidado al pensar en cómo enmarcar las historias para mitigar el estrés en los lectores y alentarlos a compartir.

"Tendemos a no usar lenguaje negativo", señaló. "El otro día, podría haber usado la palabra ‘muerte’ en el titular. Pero pensé: ¿Quiero a alguien que se desplace por la página para ver la palabra ‘muerte’?. En cambio, utilicé ‘pérdida de vidas’". Pero los editores de buenas noticias dijeron que esas noticias enmarcadas demasiado positivamente también pueden terminar aislando a los lectores.

"Hay una línea", dijo Resch. "No puedes aparecer como si fueras un predicador y además, cursi".

Revisión rápida del contenido

A menudo, las buenas noticias más ampliamente compartidas carecen de fundamento. National Geographic, por su parte, ha estado atento a la corrección del registro. Una historia que surge de un tweet sobre cisnes que regresan a los canales de Venecia acumuló cientos de miles de retweets, pero rápidamente desapareció. Y cuando las imágenes de una orangután que se lavaba las manos comenzaron a difundirse en las redes sociales, instando a los espectadores a "ser más como Sandra", la escritora Natasha Daly informó a los lectores que el video era real pero que no tenía nada que ver con medidas de salud pública; fue filmado en noviembre de 2019.

"Para que estas historias tengan realmente un poder duradero, tienen que tener rigurosidad periodística", dijo Klein, de The Washington Post. "No solo sacamos un video genial o un tweet de Internet".

Las compañías de medios no tradicionales como @TanksGoodNews y @Sunny_Side_News también hacen su parte para verificar las historias antes de publicarlas en Instagram.

"Es una gran responsabilidad utilizar tu plataforma para compartir noticias, así que siempre queremos ser muy estrictos con nuestras fuentes y asegurarnos de que verificamos todo", dijo Khan-Whelan.

Kristi Carter, fundadora y directora ejecutiva de Global Positive News Network, dijo que su sitio web únicamente cita fuentes acreditadas cuando incorpora noticias. La compañía también está avanzando hacia contenido original no relacionado con las noticias, como entrevistas con organizaciones sin fines de lucro y nuevas empresas que están cambiando el mundo. Carter planea presentar un podcast este mes en el que entrevistará a actrices y empresarios sobre formas de mantenerse positivo durante la pandemia.

Noticias para el bien común

Los editores de noticias a menudo usan metadatos para mantener la publicidad fuera de los artículos relacionados con tragedias. Y las marcas que anuncian en sus sitios web ahora parecen estar adoptando una táctica similar, utilizan software para restringir la aparición de sus anuncios junto con las noticias sobre el coronavirus, informó The Wall Street Journal.

Teóricamente, las buenas noticias deberían ofrecer un espacio seguro para las marcas, pero algunos sitios de buenas noticias también sienten la crisis de los anunciantes.

"Nuestros anunciantes no están seguros de lo que sucederá en uno o dos meses, por lo que están reteniendo su dinero en este momento", dijo Harvey de Good GoodGood. "Estamos viendo muchas menos marcas dispuestas a apretar el gatillo".

Los administradores de las cuentas de buenas noticias en Instagram dicen que aún no han monetizado sus cuentas, a pesar de su popularidad. Para algunos, es por principios.

"No he ganado ni un centavo", dijo Michelle Figueroa, quien dirige @GoodNews_Movement.

"No monetizo", señaló Mauro Gatti, el fundador de @The_Happy_Broadcast. "Rechazo el 100% de las solicitudes entrantes porque quiero mantenerlo enfocado en el objetivo de mejorar la salud mental".

Klein señaló que no ve que el interés en las buenas noticias se vaya a desacelerar pronto. En todo el país, las personas todavía están aisladas, estresadas y afligidas.

"En las redes sociales, hay mucho tráfico de buenas noticias", expresó, "especialmente ahora que todos estamos en casa. Si bien en el pasado alguien podría haber ojeado un titular que podría haber sido un historia para sentirse bien, ahora quizás se detenga y haga clic en él".

"Hay muchas maneras en las que esta pandemia está afectando la vida de las personas", dijo LakinHutcherson, "pero todos tenemos en común una cosa: la necesidad de aliviarla".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.