Un vehículo que estaciona y frena solo, que te avisa cuando te salís del carril o simplemente que te indica dónde comer cuando tenés hambre es algo increíble, mágico
(0)
29 de julio de 2015  • 12:43

La tecnología genera eso: que lo imposible o lo casi imposible se vuelva posible. Y que lo que parece mágico suceda en una calle pequeña de la ciudad, en un viaje por una larga ruta o en el camino que decidas elegir.

Bajo esta premisa, Ford desarrolla vehículos que te sorprenden más, para que lo que te sucede mientras manejás te sorprenda menos.

En esta nota te contamos algunos desarrollos que están cambiando nuestra experiencia de manejo para llevarla a nuevos niveles de conectividad, confort y seguridad.

Sistema de Mantenimiento de Carril con Detector de Fatiga

El cansancio o una distracción a menudo ocasionan la pérdida del control del vehículo. Cuando las personas pueden fallar, la tecnología evoluciona para ayudar a protegerlas.

Esta tecnología utiliza una cámara frontal para monitorear las líneas del carril del camino. Si detecta que el vehículo tiende a desviarse de su curso, el sistema mueve la dirección de forma automática para ayudar a regresar al centro del carril.

De forma complementaria, al activar el Detector de fatiga el vehículo comienza a registrar información sobre el patrón de manejo, comparándolo constantemente con la performance de los últimos seis minutos. Si el sistema detecta un comportamiento en la conducción que pueda indicar fatiga, activa alertas visuales y sonoras, de intensidad creciente, sugiriendo al conductor que tome un descanso, con el objetivo de evitar accidentes.

Active City Stop

El manejo en ciudades de gran tamaño suele estar sometido a todo tipo de imprevistos, tales como embotellamientos, obras viales y maniobras inesperadas de terceros, que obligan a extremar la atención al circular. Para asistir a los conductores, Ford desarrolló el Active City Stop, que utiliza sensores para medir la distancia y velocidad de los vehículos que se encuentran delante. Si estos se detienen de forma imprevista y el sistema detecta una colisión inminente, aplica los frenos de manera automática para reducir las consecuencias del impacto o, en ocasiones, para evitarlo. El Active City Stop opera a velocidades de hasta 50 km/h, escaneando el entorno 50 veces por segundo.

Sistema de Conectividad SYNC® MyFord Touch

Una de las claves del confort de manejo es la conectividad. El SYNC® MyFord Touch, desarrollado conjuntamente entre Ford y Microsoft, permite lograr una integración absoluta entre el vehículo, el conductor y sus dispositivos.

El sistema se opera mediante comandos de voz o a través de la pantalla táctil ubicada en el panel de instrumentos.

De este modo, es posible interactuar con el Smartphone, sincronizado vía Bluetooth®, el navegador satelital, el climatizador y los dispositivos de entretenimiento disponibles.

Recibir y realizar llamadas, leer y enviar mensajes de texto, escuchar música almacenada en un reproductor externo, fijar un destino de GPS y modificar la temperatura del interior son algunas de las posibilidades que ofrece este sistema sin necesidad de quitar las manos del volante ni desviar la mirada del camino.

Sistema de Estacionamiento Asistido

En ciudades que crecen a ritmos exponenciales, se hace cada vez más imprescindible valerse de tecnologías que optimicen nuestra experiencia cotidiana.

El Sistema de Estacionamiento Asistido posee sensores que monitorean el camino buscando espacios vacíos a la derecha o a la izquierda en los que podría estacionarse. Al detectar un espacio disponible, el sistema indica al conductor que debe pasar el cambio a reversa para que el vehículo tome el control de la maniobra. A partir de ese momento, el conductor sólo debe operar el acelerador y el freno, mientras el sistema realiza los cálculos necesarios para estacionar en el lugar detectado y mueve la dirección de manera automática hasta finalizar la maniobra.

Apertura de puertas y arranque sin llave

El confort de manejo no se experimenta solamente dentro del vehículo.

Aunque parezca contradictorio, el confort de manejo comienza antes de ingresar al vehículo. Y encontrar la llave perdida en algún bolsillo es a menudo una molestia inesperada. Con la apertura de puertas y arranque sin llave, una antena detecta la proximidad del control remoto y permite abrir el vehículo presionando un pequeño sensor ubicado en las puertas delanteras.

Una vez adentro, es posible encender y apagar el motor, utilizar el sistema de audio, el climatizador y el limpiaparabrisas con solo presionar el botón Ford Power, ubicado de manera ergonómica e intuitiva cerca del volante.

Todo, sin necesidad de tocar ni una vez la llave.

Si querés saber más sobre las tecnologías desarrolladas por Ford, ingresá en www.ford.com.ar/tecnologia

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?