La era de la multipantalla ya es una realidad