La UE sancionó a Microsoft con una nueva multa de 899 millones de euros