La vida social japonesa, en un celular