Las llamadas desde el celular buscan sobrevivir subiéndose al Wi-Fi