Los videojuegos vuelven a ser el blanco de Trump tras los tiroteos en EE.UU.

El mandatario acusó a los videojuegos de la glorificación de la violencia, y la industria dijo que no existe un vínculo con los niveles de violencia que sufre EE.UU.
El mandatario acusó a los videojuegos de la glorificación de la violencia, y la industria dijo que no existe un vínculo con los niveles de violencia que sufre EE.UU.
(0)
6 de agosto de 2019  • 17:40

Los videojuegos no desencadenan un comportamiento violento, según estudios científicos, pero la persistente teoría volvió a los titulares después del tiroteo masivo del sábado en El Paso , Texas.

Un manifiesto publicado en Internet que se cree que fue escrito por el agresor menciona brevemente el videojuego de combate Call of Duty. Luego el presidente Donald Trump aportó a la teoría cuando dijo el lunes que los "videojuegos espantosos y macabros" contribuyen a la "glorificación de la violencia".

Las declaraciones de Trump fueron más reservadas en comparación con su último aporte al tema en 2018, cuando calificó los videojuegos de "viles" y convocó a todos los ejecutivos de la industria a reunirse en la Casa Blanca.

La Asociación de Software de Entretenimiento, el grupo comercial más grande de la industria, reiteró su postura de que no hay un vínculo causal entre los videojuegos y la violencia.

"Más de 165 millones de estadounidenses disfrutan de videojuegos y miles de millones de personas juegan videojuegos a nivel mundial", dijo el grupo en un comunicado. "Hay otras sociedades, donde los videojuegos gozan de igual popularidad, que no sufren los trágicos niveles de violencia que sufre Estados Unidos", agregó la asociación.

Activision Blizzard no respondió de inmediato la petición de comentario sobre Call of Duty.

"No hay estudios longitudinales que muestren un vínculo entre la violencia y los videojuegos", dijo Benjamin Burroughs, profesor de medios emergentes en la Universidad de Nevada, Las Vegas. "Sin duda, no hay vínculo con la violencia con armas de fuego", agregó el especialista.

Burroughs indicó que algunos estudios muestran un aumento a corto plazo en pensamientos y sentimientos agresivos después de jugar videojuegos, pero nada que alcance el nivel de violencia.

¿POR QUÉ PERSISTE LA TEORÍA?

La teoría persiste en parte porque políticos de los dos partidos lo han considerado un blanco fácil, ya que carece de un lobby poderoso como la Asociación Nacional del Rifle.

Otro motivo, según el especialista en videojuegos y profesor de psicología en la Universidad de Villanova Patrick Markey, es que los videojuegos pueden parecer perturbadores para quienes no los juegan.

"Da miedo verlos, pero la investigación simplemente no demuestra que haya un vínculo" con el comportamiento violento, agregó.

A su vez, los pedidos de clasificación se contradicen con una norma existente, que está vigente desde la década de 1990. Sin embargo, esto no evitó que Trump pidiera uno en 2018.

Después de la protesta por juegos violentos como Mortal Kombat de 1992, la Asociación de Software de Entretenimiento estableció en 1994 el Consejo de Clasificación de Software de Entretenimiento que clasifica cada juego según cinco categorías que van desde "E" (de "Everyone", apto para todo público), hasta "Sólo adultos", en los títulos orientados para los mayores de 18 años.

Agencia AP

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.