Manejar una impresora 3D podría ser tóxico

La Maker Bot Replicator 2, una de los varios modelos adoptados por los entusiastas de las impresoras 3D
La Maker Bot Replicator 2, una de los varios modelos adoptados por los entusiastas de las impresoras 3D Fuente: Reuters
La exposición a las pequeñas partículas que genera el insumo plástico de estos dispositivos durante su uso podría ser perjudicial para los operarios en ambientes cerrados, según una advertencia del Instituto de Tecnología de Illinois
(0)
30 de julio de 2013  • 01:14

La irrupción de las impresoras 3D , dispositivos de bajo costo que permiten a cualquier usuario realizar sus propios objetos, han permitido que los entusiastas puedan crear desde pequeñas esculturas y juguetes hasta armas de fuego, como la pistola Liberator , compuesta sólo por una pieza metálica, un clavo que funciona de percutor.

Con un mecanismo que consiste en aplicar pequeñas capas de plástico fundido, los operarios de las impresoras 3D ahora deberán tener un cuidado extra y mantener ventiladas las habitaciones con este tipo de equipos. Según un estudio realizado por el Instituto de Tecnología de Illinois , estos procesos de fabricación emiten pequeñas partículas que, en ambientes cerrados, podrían provocar desde problemas respiratorios hasta un paro cardiorrespiratorio.

No obstante, el estudio determina que, de acuerdo al insumo utilizado (rollos de hilos plásticos de tipo PLA o ABS), la emisión durante el proceso de impresión 3D van desde los 20 a los 200 mil millones de micropartículas, algo que se asemeja al uso de una impresora láser o un horno eléctrico en ambientes cerrados.

Sin embargo, el estudio aclara que el riesgo que genera el uso de diversos materiales plásticos en los insumos utilizados es de variada toxicidad (según lo usado). Es por eso que, a diferencia de los entornos industriales, que poseen sistemas de ventilación adecuados, los entusiastas de las impresoras 3D deberán operar sus equipos en lugares bien ventilados.

Metal en vez de plástico

Por su parte, los investigadores de la Universidad de Carolina del Norte lograron desarrollar un método que reemplaza el sistema de plástico fundido utilizado por las impresoras 3D por otro que emplea un metal líquido, que se puede manipular a temperatura ambiente, con una cobertura experimental hecha con una aleación especial. A diferencia de los compuestos plásticos, los materiales metálicos empleados no son tóxicos, pero según el investigador Michael Dickey, el costo de estos insumos pueden ser hasta 100 veces más caro.

Una impresora 3D que fabrica objetos metálicos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.