Microsoft emite un inusual ‘mea culpa’

Es criticada por reaccionar muy tarde a las fallas de su sistema operativo Windows 8, que busca posicionarse tanto en el mundo PC como en segmento de las tabletas
Ian Sherr
Shira Ovide
(0)
8 de mayo de 2013  

Microsoft anunció cambios en Windows 8 tras las críticas que recibió el sistema operativo en sus primeros meses en el mercado
Microsoft anunció cambios en Windows 8 tras las críticas que recibió el sistema operativo en sus primeros meses en el mercado Fuente: AFP

Apenas seis meses después de poner en marcha uno de sus mayores proyectos para cambiar de rumbo, Microsoft ha tenido que regresar a la mesa de dibujo.

El gigante de software, en una admisión inusualmente franca acerca de las fallas de su sistema operativo Windows 8, confirmó que está realizando cambios a su estrategia de ventas y a su software para responder a las quejas de clientes con una actualización que se llamará Windows Blue .

"El mundo está cambiando y muy rápido, y honestamente no conseguimos hacer todo lo que soñamos en la primera presentación", dijo en una entrevista la semana pasada Tami Reller, copresidenta del negocio de Windows.

Reller dijo que Microsoft planea en las próximas semanas proporcionar mayores detalles sobre el producto, que introducirá nuevas funciones, y abordar las quejas de usuarios de que Windows 8 es demasiado confuso.

Los analistas especulan que Microsoft podría cambiar algunas de las características más criticadas por los detractores de Windows 8: la eliminación del familiar menú de "Inicio" de Microsoft y una fusión a veces incómoda del tradicional escritorio de Windows con un nuevo tipo de pantalla que muestra hileras de coloridas viñetas al estilo de la pantalla de un teléfono inteligente. A algunos usuarios les molesta tener que cambiar constantemente entre los dos modos.

Microsoft podría cambiar algunas de las características más criticadas de Windows 8, como la ausencia del botón Inicio y la modalidad de usar el escritorio tradicional y la interfaz táctil

Algunos analistas criticaron el tiempo que tardó Microsoft en admitir que Windows 8 necesita una remodelación.

"Casi todo el mundo en la industria tecnológica ya sabía que la experiencia de [Windows 8] no es óptima", señaló Patrick Moorhead, presidente de la firma de investigación Moor Insights & Strategy. "Microsoft fue la última (...) en la sala en percatarse".

Se suponía que Windows 8, el software operativo lanzado en octubre, debía catapultar a Microsoft y sus aliados al mercado de los nuevos dispositivos informáticos —incluyendo tabletas— y lograr que los consumidores se interesaran nuevamente por sus computadoras. Seis meses tras el debut, el programa sigue sin ser un éxito, según algunos ejecutivos del sector y firmas de investigación.

IDC, una de las firmas de investigación de mercado, llegó a decir que Windows 8 más que fracasó en su intento por reavivar el mercado de PC; de hecho, alejó a los usuarios con cambios de elementos básicos del popular sistema operativo.

Reller disputó la opinión de IDC y dijo que la empresa está viendo un progreso estable, e incluso elevado, en las ventas. La ejecutiva informó que, desde octubre, Microsoft ha vendido 100 millones de copias de Windows 8.

La disposición de Microsoft para cambiar su estrategia de Windows 8 es una prueba de fuego para el presidente ejecutivo de Microsoft, Steve Ballmer, cuyo liderazgo ha sido puesto en tela de juicio por algunos inversionistas. Ballmer hizo una apuesta de alto perfil a que las PC, las tabletas y los teléfonos inteligentes deberían compartir elementos comunes, estilo y software.

"Windows 8 es sencillamente lo más grande de nuestra empresa en al menos 17 años", dijo Ballmer en un evento en julio.

Windows 8 es una prueba de fuego para Steve Ballmer, cuyo liderazgo ha sido puesto en tela de juicio por algunos inversionistas tras su fuerte apuesta a las PC y las tabletas bajo un mismo sistema operativo

Las falencias de Windows 8, sin embargo, han subrayado las complicaciones que surgen cuando un software es desarrollado para que funcione tanto en una tableta usada para ver películas y navegar la web como en una computadora de 27 pulgadas principalmente para funciones de trabajo.

El gran rival de Microsoft, Apple, tiene un software distinto para tabletas y computadoras, ya que argumenta que la tableta es una categoría computacional completamente independiente y que no debería intentar disfrazarse de PC.

Como parte de una ola de cambios que Microsoft está planeando, Reller también delineó cómo Microsoft está trabajando para ayudar a los usuarios a superar los obstáculos de aprender un software drásticamente remodelado.

Reller también dijo que los usuarios y los minoristas de Windows 8 aseguran que el software ofrece una mejor experiencia en computadoras de pantalla táctil, y prometió que Microsoft pondrá todo su peso detrás de los dispositivos con esta clase de pantalla.

Reller no se pronunció sobre los planes de Microsoft de desarrollar internamente más dispositivos además de los dos modelos de su tableta Surface que lanzó en octubre. The Wall Street Journal ha informado que la empresa está trabajando en una nueva línea de aparatos propios, incluyendo una tableta de 7 pulgadas. Para el nuevo software de Windows, Microsoft planea dos actualizaciones en las próximas semanas.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.