Para verte y escucharte mejor: las marcas de celulares apuestan a los teléfonos plegables y el 5G

Fuente: LA NACION
Frente a la desaceleración que enfrentan las ventas a nivel mundial, las grandes compañías de smartphones desarrollan dispositivos cada vez más grandes, conectados e inteligentes con la mira puesta en volver a impulsar el ritmo de recambio de equipos
María Julieta Rumi
(0)
20 de marzo de 2019  

Durante los cuatro días que duró la edición del Mobile World Congress (MWC) 2019 , en Barcelona, siempre hubo gente que se agolpó en dos lugares enfrentados dentro de la feria: el stand de Samsung y el de Huawei, donde fueron exhibidos detrás de un grueso vidrio sus nuevos celulares plegables : el Galaxy Fold y el Mate X. Como si se trataran de obras de arte, los dispositivos fueron inaccesibles para el público general que debía contemplarlos a la distancia, custodiados incluso por personal de seguridad.

Solo unos pocos periodistas accedieron, no a tocar el Galaxy Fold, pero sí a observar cuando personal autorizado por la compañía de Corea del Sur lo manipulaba ya que parte del secreto era testear o por lo menos ver de cerca y filmar cómo era el sistema para doblarlo.

Así que esos dos equipos se llevaron todas las miradas y otras marcas apuntaron a más cámaras como Nokia con el Nokia 9 Pure View o más batería como Energizer con el celular Energizer Power Max PK19, que se parece en diseño a los viejos teléfonos conocidos como "ladrillo", pero con una autonomía cercana a las 60 horas o más.

Otra novedad a nivel de los celulares fue que muchos de los lanzamientos se anunciaron como compatibles con la tecnología 5G , si bien está en fase de prueba y recién podría estar disponible este año en los Estados Unidos, China y Corea del Sur. En Europa, en tanto, se habla de que los lanzamientos comerciales recién llegarán en 2020, mientras que en la Argentina las pruebas recién tendrían lugar entre ese año y el 2021.

Pero esto no privó a las empresas de mostrar sus ensayos en la materia tratando de demostrar las mejoras que supondrá esta nueva generación de tecnologías de telefonía móvil. Básicamente, mayor velocidad de conexión, más dispositivos conectados al mismo tiempo y menor retraso en la respuesta.

Así, por ejemplo, Telefónica mostró su colaboración con Seat en un auto conectado a 5G que da avisos al conductor acerca de anomalías en la conducción como autos parados en doble fila, peatones cruzando distraídos y demás. También presentó una mochila que permite hacer transmisiones casi inmediatas de TV con 5G.

Otro rubro en el que se mostraron muchas pruebas con la tecnología 5G fue la medicina. El gobierno de Cataluña, por ejemplo, exhibió cómo será la primera ambulancia conectada que comunicará a través de cámaras a los médicos a bordo con otros profesionales que podrán guiarlos en forma remota. Los vehículos también tendrán dos cámaras por fuera para registrar lo que sucede en el exterior como, por ejemplo, un ataque terrorista, para desviarse.

Otra atracción de la feria fue el quirófano conectado. El proyecto piloto, denominado "Cirujano remoto 5G" y desarrollado por AIS Channel, el Hospital Clínic de Barcelona y Vodafone, fue impulsado en el marco de la iniciativa 5G Barcelona, y ejecutado en el Mobile.

Desde el recinto, un equipo médico liderado por el doctor Antonio de Lacy fue el encargado de guiar una operación, que se llevaba a cabo en el Óptimus del Clínic, el quirófano más avanzado del mundo, ahora conectado con 5G.

Esto es lo que sucedió durante la demostración: conexión en directo sin latencia con el quirófano en varios momentos y con varias cámaras, donde el doctor -desde el MWC- hablaba con sus pares y daba instrucciones al equipo que realizaba la operación.

Se trató de una sigmoidectomía (extirpación quirúrgica de una parte enferma del colon) que duró alrededor de una hora y cuarto y que fue un éxito.

Es decir, que la promesa del 5G de años anteriores empezó a evidenciarse en esta edición con pruebas acotadas a ciertos espacios, lugares y objetos con los fabricantes más entusiasmados que los operadores ya que, según el analista Enrique Carrier, para ellos, "el despliegue de 5G requerirá un esfuerzo financiero y técnico importante, pero el retorno no parece aún lo suficientemente atractivo". Y a esta complicación se suma el caso Huawei.

Recapitulando: el Departamento de Justicia de los Estados Unidos presentó a comienzos de año 26 cargos contra el gigante chino de comunicaciones, entre los que figuraban "fraude bancario y electrónico, obstrucción de justicia y robo de tecnología", en un intento por persuadir a sus aliados de excluir a la compañía de sus sistemas de telecomunicaciones de próxima generación. Pero, siguiendo a Carrier, la esencia del problema en la transición hacia 5G es que las redes se montan sobre la infraestructura 4G existente. "Para quienes tienen hoy equipamiento de Huawei, verse forzados a tener que escoger un proveedor distinto para 5G como resultado de algún tipo de prohibición o traba es prácticamente inviable, ya que deberían también cambiar parte del equipamiento 4G actual. Y Huawei tiene una presencia muy importante en las redes europeas", señaló.

1. Avanza la tecnología 5G, aunque hay algunas trabas

Fuente: LA NACION

"Si bien es algo que todavía está un poco lejano a nuestra existencia, por lo menos en Latinoamérica, se vio una bajada más a tierra de lo que es 5G. Antes era algo mucho más abstracto y futurista y ahora por lo menos se pueden ver aplicaciones que podrían ser realizadas al día de hoy", aseguró Nicolás Fischman, un catador de smartphones y otros gadgets, que tiene su propio canal de YouTube: SupraPixel.

Por otro lado, Carrier dijo que "hay muchísima expectativa puesta en el 5G, que estuvo presente en todos lados en el MWC en la exposición y en las charlas, menos en la calle".

"Los fabricantes, como no podía ser de otra forma, ya que se trata de lo nuevo para vender, se mostraron como los más entusiastas. Los operadores exhibieron distintos casos de uso, buscando demostrar que están con las últimas tendencias, pero simultáneamente se mostraron cautelosos", agregó.

Como se mencionó antes las marcas se adelantaron y anunciaron nuevos modelos compatibles con esa tecnología: Samsung, el S10 X, y Huawei, el Mate X.

En tanto, Motorola, en lugar de lanzar un teléfono 5G propio, lanzó primero un accesorio que puede ofrecer esa conexión: el nuevo Moto 5G Mod.

Pero lo cierto es que el despliegue comercial aún es lejano no solo para la Argentina sino incluso para Europa.

Según Carrier, requiere de un esfuerzo financiero y técnico importante por nuevo equipamiento, pero el retorno no aparece aún lo suficientemente atractivo. Y a esto se sumaría la falta de terminales aptos, como se argumentó con la postergación de lanzamientos de 5G en Corea del Sur, uno de los líderes en la materia.

2. La pantalla grande se convirtió en plegable

Fuente: LA NACION

Si una tendencia asomaba era la de los celulares con pantallas grandes que este año se transformaron en plegables, una innovación con la que las marcas buscan activar las ventas de smartphones que cayeron un 4% a nivel global en 2018.

"El mercado de los smartphones a nivel global está muy saturado. Hay pocos países en donde todavía hay oportunidades de crecer, más que nada en la gama baja y la media, pero las ventas año a año sobre todo de los gama alta, especialmente los más caros, están decreciendo. Esto es porque la gente empieza a cambiar cada vez menos el teléfono. Entonces los fabricantes ven a los plegables como una oportunidad de mostrar algo distinto", aseguró Fischman y agregó que para el público puede significar un cambio importante con respecto al diseño del producto y la posibilidad de usarlo.

Sin embargo, para Fischman, con los plegables también se abre otra oportunidad para las compañías: empezar a meterse en el mercado de las partes donde dejarían de lado la fabricación exclusivamente de teléfonos para empezar a vender piezas a otros. "Samsung es un clarísimo ejemplo. Tienen muchas unidades de negocio y una más sería la de las pantallas plegables para otros fabricantes".

"Los plegables son uno de los futuros de la industria. Habrá que ver si se terminan adoptando rápido. No creo que se trate de algo que todos tengamos en nuestros bolsillos en 2019. Sin duda se van a tomar unos años especialmente para bajar los costos porque es algo muy nuevo. Pero es algo que podíamos ver hace 10 años con las unidades de almacenamiento scd que ahora están en todas las PC", continuó.

3. Más inteligencia artificial en el bolsillo

Fuente: LA NACION

Si hay dos palabras que le disputaron la supremacía al término 5G en la feria fueron "inteligencia artificial" (IA o AI por las iniciales en inglés). De acuerdo con el analista de la industria Carrier, la inteligencia artificial hoy tiene "mucho más de machine learning y de inteligencia cognitiva que de IA, pero está presente en todo: desde software, dispositivos y hasta la misma red lo que, sin dudas, la volverá un tema cada vez más recurrente".

"La industria móvil comienza a adentrarse en un terreno tan desconocido como fascinante. Pero el camino inicial no será sencillo", agregó.

Mientras tanto, Huawei lanzó una campaña bautizada "AI for good" (inteligencia artificial para el bien) con el objetivo último de proveer una mejor experiencia de uso. "La inteligencia artificial en los dispositivos necesita apalancar las capacidades y el valor de los aparatos, mientras saca provecho de la cantidad masiva de información, los servicios y las capacidades de computación que trae el big data y la nube", dice la página de la compañía que cita algunas opiniones de la industria que señalan que dentro de 10 a 15 años, la inteligencia artificial va a alcanzar el nivel promedio de la inteligencia humana.

Y su apuesta tuvo réditos este año porque se quedaron con el premio al "mejor smartphone del año" del MWC con el Huawei Mate 20 Pro.

Para elegir el ganador se basaron en el desempeño del equipo gracias a su procesador Kirin 980, fabricado también por Huawei. El mismo logra que inteligencia artificial regule su triple cámara para tomar las mejores fotos.

4. La batería sigue siendo un eterno problema

Fuente: LA NACION

El Huawei Mate 20 Pro -que acaba de ser elegido como celular del año- también se destaca en su carga inalámbrica rápida Quick Charge de 15W y por su batería de 4200 mAh que logra un rendimiento para todo un día.

Y es que la falta de batería es un tema de nunca acabar ya que con el crecimiento del número de aplicaciones, sumado al intenso uso de los dispositivos, las baterías de los smartphones duran cada vez menos.

De acuerdo con un informe elaborado por el sitio Statista, el ranking de los dispositivos con baterías más potentes está encabezado por el Xiaomi Mi Max 2, con una batería de 5300 miliamperios hora (mAh), seguido por el Motorola Moto G7 Power, el Motorola Moto E5 Plus, y el Blu Studio Energy, todos con 5000 mAh.

Detrás, aparecen el LG X Power y el Xiami Redmi 3S, ambos dotados con una batería de 4100 mAh; y el Huawai Mate 20 y el Blackberry Motion, con 4000 mAh. Cierran el top 10 el Motorola Moto Z Play Droid, con 3510 mAh y el Samsung Galaxy J7 (versión 2018), con 3300 mAh.

Sin embargo, el Energizer Power Max PK19 que se vio en la feria fue más allá: posee una batería de 18.000 mAh, cifra que le permite casi cuadriplicar la capacidad de los equipos que existen actualmente en el mercado con una autonomía de 60 horas o más.

Con los celulares convertidos cada vez más en una commodity , las pequeñas diferencias pueden significar una mayor porción de mercado. La carrera es por los "specs", como llaman en la jerga a las características esenciales de un teléfono: mejorar el producto implica innovar en pequeñas cosas.

5. Un mundo de pantallas y no es metáfora

Fuente: LA NACION

Samsung y Huawei se habrán llevado todas las miradas, pero hay que decir que el primer celular plegable presentado fue el FlexPai, de la marca Royole a fines del año pasado.

Era difícil de imaginar que esta empresa china, en gran medida desconocida, pudiera hacer, y mucho menos vender, un producto así antes que Samsung y otros grandes.

Y este celular no solo se mira sino que también se puede tocar: cuenta con una pantalla de unas 8 pulgadas cuando se despliega y de 5.5 pulgadas una vez plegado. Viene con una resolución 2K y una cámara dual de 20MP y 16 MP. Pero, lo más importante de todo, es que tiene un precio algo menor que el de sus competidores, el Mate X de Huawei o el Galaxy Fold de Samsung, ya que se puede comprar por unos 1600 dólares.

Asimismo, cuenta con un sistema operativo, bautizado como Android Water, que está basado en el Android 9.0 Pie de Google.

Y en el Mobile, Royole no solo estuvo mostrando el FlexPai, sino varios otros dispositivos que implementan pantallas finas y plegables: parlantes inteligentes, dispositivos para videojuegos y entretenimiento e incluso pantallas en carteras u otros accesorios.

Tanto es así que ya sacaron al mercado un sombrero y una remera con sus pantallas para que la compañía o cliente que lo considere pueda añadir las imágenes y videos que quiera desde su smartphone, por ejemplo. Eso sí, esta última tecnología tiene su precio. El sombrero o la camiseta por separado cuestan 1200 dólares, pero si se compra el pack o set de ambos productos juntos sale algo más de 1800 dólares.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?