Pese a aceptar una oferta de compra, el futuro de BlackBerry es incierto