Crece el uso de videojuegos infantiles que simulan cirugías estéticas y piden su regulación