Por día se roban 5000 celulares en la Argentina

El robo de celulares genera un comercio ilegal de unos 200 millones de pesos mensuales, y cerca del 20 por ciento de los equipos involucrados fueron fabricados en Tierra del Fuego
El robo de celulares genera un comercio ilegal de unos 200 millones de pesos mensuales, y cerca del 20 por ciento de los equipos involucrados fueron fabricados en Tierra del Fuego
Representa un comercio ilegal de 200 millones de pesos por mes, de acuerdo a reportes del Ente Nacional de Comunicaciones, la Policía Metropolitana y la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina;
(0)
26 de julio de 2016  • 11:25

Unos 5.000 teléfonos celulares son robados en la Argentina por día, en el marco de una actividad criminal que se incrementó un 15 por ciento desde 2014 y que genera un comercio ilegal de más de 200 millones de pesos mensuales, informaron fuentes oficiales y empresariales.

La cantidad de los robos fue reportada por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que depende del Ministerio de Comunicaciones de la Nación. "Esta tendencia fue exponencial al desarrollo de la tecnología y se disparó desde el surgimiento de los smartphones", dijo por su parte el jefe de la División Cibercrimen de la Policía Metropolitana, Carlos Rojas, citado por la agencia Télam.

"Estos celulares robados están un ciento por ciento en manos de delincuentes" a través de la reventa tanto a usuarios desaprensivos "como a narcotraficantes y secuestradores", afirmó el comisionado Rojas.

Leonardo Rajchert, presidente de la Cámara de Agentes de Telecomunicaciones Móviles de Argentina (Catema), explicó que a los dos millones de robos denunciados al año hay que sumarles los teléfonos traídos de contrabando desde países como Chile. "Es un negocio ilegal de unos doscientos millones de pesos al mes. A su vez, el 20 por ciento de los teléfonos afectados son equipos fabricados en Tierra del Fuego", dijo el directivo.

Según fuentes policiales, los teléfonos robados son llevados a "laboratorios" en donde modifican sus códigos de Identidad Internacional de Equipo Móvil (llamados IMEI por sus siglas en inglés) mediante dispositivos que alteran su configuración en las redes y los liberan para utilizarlos con otros números de teléfono y volverlos más difíciles de rastrear.

Tanto Rojas como Rajchert señalaron a Télam que, hasta el 2005, las zonas en donde más se registraban casos de robos, laboratorios y locales de reventa eran los barrios porteños de Retiro, Once, Constitución y Liniers, así como en grandes shoppings y estaciones de trenes del Gran Buenos Aires.

Cómo verificar si un celular es robado , por Ricardo Sametband

De forma reciente, otra de las zonas calientes del robo de celulares es el microcentro porteño y las zonas comerciales en avenidas como Rivadavia, Cabildo, Santa Fe y Corrientes. Allí es donde ocurre la mayor cantidad de hurtos y arrebatos de teléfonos celulares, según el Mapa del Delito elaborado por la Dirección General de Análisis Criminal y Planificación Estratégica de la Persecución Penal (DAC) de la Procuración General de la Nación, a cargo del fiscal Diego García Yomha.

Al respecto, el titular de la División Cibercrimen porteña mencionó que estos lugares "no son sencillos de detectar" y menos aún en la actualidad porque "hace unos años que se diseminaron por todos lados" debido a la expansión de los teléfonos inteligentes.

Frente a esta problemática, el Enacom lanzó en abril un sistema on line que permite verificar si un dispositivo fue denunciado por robo, mediante el cual "ya se registraron 96.000 consultas, unas 2000 por día", detalló Agustín Garzón, gerente general del organismo estatal.

El sistema on line de ENACOM para verificar si un celular fue robado

Enterate como recuperar tu celular si te lo robaron

02:35
Video

En esa base de datos, las compañías de telefonía móvil agregan los números de IMEI que porta cada teléfono denunciado por robo y los ingresan a la "banda negativa", una lista compartida con el resto de las empresas para asegurar el bloqueo del dispositivo.

Martín Ocampo, ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, indicó que este sistema "limita la conexión de equipos robados en la red de telefonía móvil, para que los equipos denunciados queden bloqueados y su reinserción al mercado sea más dificultosa".

"Una forma de luchar contra la delincuencia es asfixiar las economías delictivas y desarticular las bandas que revenden celulares robados, y vamos en ese camino", añadió el ministro.

Mediante estas medidas, los organismos de telecomunicaciones buscan "que Argentina sea un país hostil frente al robo de celulares", dijo Rajchert.

"Hay más de una punta por donde abordar el problema. Al haber menos demanda, va a disminuir la comercialización en el mercado ilegal", dijo el presidente de Catema, que hace poco inició una campaña en contra del robo de celulares.

La fiscal Cristina Caamaño, responsable de la Unidad General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (Datip), conformó el año pasado una mesa de fiscales que trabajan sobre la problemática porque "se veían los inconvenientes con los celulares robados a través de otros delitos".

Por su lado, el fiscal a cargo de la Unidad Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci), Horacio Azzolin, consideró que este "es un fenómeno muy grande que no se puede enfrentar si no se atacan las cadenas de sustracción y las de distribución", ya que "si se corta la cadena de valor que tiene el celular robado, se corta el robo de celulares".

"Hay que prevenir con campañas, poner más policías para evitar que haya arrebatadores dando vueltas, vigilar las zonas y comercios donde se revende, investigar las organizaciones que cambian los IMEI y controlar los datos de los teléfonos robados", opinó Azzolin.

Al respecto, Rojas aseguró que los operativos que realiza la fuerza de seguridad porteña en los laboratorios y locales de venta "son muchos más de lo que parecen" y son el resultado de investigaciones que "se inician con una denuncia y continúan con trabajo de campo y tareas encubiertas en los lugares".

Sin embargo, señaló que "hay que atacar por muchos lados" ya que "así como antes predominaban los delitos con autos que habían sido robados, hoy en día, todos los crímenes se realizan con un celular".

El jefe de la División Cibercrimen también responsabilizó a las compañías telefónicas, que "saben que un número importante de usuarios tienen aparatos robados".

En este sentido, el fiscal Azzolin indicó que "si las empresas tuvieran la obligación de verificar la identidad de las personas al momento de comprar un celular, difícilmente podría pasar todo esto".

"Habría que ponerle un poco más de seriedad al asunto y que sea parte de una política integral, legislar más, porque es muy escaso lo que hay", enfatizó Rojas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.