Precios y prestaciones de las unidades SSD disponibles en la Argentina

Los SSD pueden significar un cambio importante en el rendimiento de una PC algo añeja, y son una opción ideal para extender la vida útil de una notebook; aquí, un modelo de Crucial
Los SSD pueden significar un cambio importante en el rendimiento de una PC algo añeja, y son una opción ideal para extender la vida útil de una notebook; aquí, un modelo de Crucial
Miguel Distefano
(0)
5 de septiembre de 2019  • 00:25

Si alguien piensa en actualizar su computadora o comprar una nueva, una de las primeras cosas en las que debe fijarse es en las unidades de estado sólido o SSD (por sus siglas en inglés). Ya no son elementos que solo conocen los expertos, sino que son fundamentales tanto para quienes trabajan con archivos grandes o quienes quieren tener sus documentos resguardados de alguna manera que estén seguros y a los que se pueda acceder de manera fácil y rápida.

Los SSD vinieron a tomar el lugar de los tradicionales discos rígidos (HDD, por sus siglas en inglés) como lugar donde almacenar los archivos, que tienen más ventajas. Pero, como no todo lo que reluce es oro, también son más caros.

Físicamente, no tienen partes mecánicas móviles como los HDD, lo que les da mayor estabilidad y durabilidad a la hora de almacenar los datos. Además, son más pequeños y se los puede usar (según el modelo) prácticamente en cualquier computadora.

De hecho, son un elemento ideal para ahorrar dinero a la hora de actualizar una computadora con algunos años, porque en vez de cambiar varios componentes, basta con reemplazar el disco. Las unidades SSD aceleran la puesta en marcha del sistema operativo que se esté usando, consumen menos recursos, son silenciosos, no generan demasiado calor y, por sobre todo, acceden mucho más rápido a la información, porque tienen una velocidad de transferencia de datos mucho mayor que los HDD. Es decir que la computadora arrancará más rápido, las aplicaciones se abrirán casi de inmediato y los archivos se podrán guardar con la seguridad de que no se perderán; pueden hacer que una PC medio antigua se sienta como nueva, y extender su vida útil.

Los SSD vienen a reemplazar a los discos rígidos convencionales y están disponibles en dos formatos: SATA y M.2, como estos de Kingston; el uso de uno u otro estará determinado por la conexión que ofrezca la PC
Los SSD vienen a reemplazar a los discos rígidos convencionales y están disponibles en dos formatos: SATA y M.2, como estos de Kingston; el uso de uno u otro estará determinado por la conexión que ofrezca la PC

A tener en cuenta antes de comprar

Antes de salir corriendo a comprar uno, hay que tener en cuenta:

  • Si se usará para una computadora o para una laptop. Aquí entra en juego el tamaño y el tipo de conexión disponibles.
  • La capacidad de almacenamiento. Los modelos actuales arrancan en 128 GB, más que suficiente para quienes usan la computadora para navegar por Internet, escuchar música y ver películas en streaming. Pero para guardar muchas fotos y videos es mejor ir pensando en 256 o 512 GB. Los que trabajan con archivos más grandes tienen la opción de 1 TB (1024 GB) o más. También se pueden combinar con rígidos convencionales en una PC, o externos en una notebook (eventualmente se puede reemplazar una lectora de DVD por una bahía que permite usar ese espacio para otro disco rígido).

En lo que refiere al tamaño, las unidades de 2,5 pulgadas con conexión Serial ATA o SATA son las más comunes y se consiguen con facilidad, pero tienen una velocidad menor que otras. Obviamente, son la mejor opción en lo que la relación costo-beneficio se refiere. Se enchufan al mismo conector que usa un disco rígido convencional.

La mayoría de los fabricantes ofrece unidades con conexiones Serial ATA (del mismo tamaño de un disco de notebook) o M.2 (una tira de chips, más compacta); en este caso, Western Digital
La mayoría de los fabricantes ofrece unidades con conexiones Serial ATA (del mismo tamaño de un disco de notebook) o M.2 (una tira de chips, más compacta); en este caso, Western Digital

Las M.2, por su parte, tienen el aspecto de pequeñas memorias RAM y se identifican según su tamaño: así, por ejemplo, las de 22 milímetros de ancho por 80 mm de largo se denominan M.2 2280. Cuanto mayor sea su longitud, podrán alojar más chips y por lo tanto tendrán más capacidad. Las conexiones pueden ser SATA, PCIe o NVMe, nuevas y aún más veloces, pero que no están muy extendidos aún.

A su vez, los SSD U.2 se parecen a los discos HDD tradicionales de 2,5 pulgadas, aunque son más pequeños y aún más rápidos. Los SSD Add-in Card o AIC son más rápidos; utilizan la interfaz de conexión PCI Express o PCIe, por lo que quedan limitados a las PC de escritorio que tengan la conexión necesaria.

Hay que tener en cuenta la capacidad de almacenamiento, que actualmente están entre los 128 GB y 4 TB. Para cuestiones de almacenamiento, conviene pensar en 500 GB en adelante. Pero hay que tener en cuenta que cuanto más rápido sea un SSD en términos de lectura/escritura, mayor será su precio. Dependiendo del modelo, además, variará la velocidad (medida en GB por segundo), pero el usuario común no notará diferencia entre uno u otro modelo en un uso convencional.

Lo más común es que sean Serial ATA o M.2, pero hay que verificar primero qué tiene la computadora a la que le queremos cambiar el disco y buscar un modelo compatible.

Los discos SSD de 2,5 pulgadas como este de Seagate se pueden montar en una bahía convencional con un adaptador para discos rígidos, de ser necesario
Los discos SSD de 2,5 pulgadas como este de Seagate se pueden montar en una bahía convencional con un adaptador para discos rígidos, de ser necesario

Precios en la Argentina

En Argentina se consiguen los siguientes modelos:

Crucial

SSD MX500: $3200. Capacidad: 250 GB. Tamaño de 2,5", interfaz SATA 6 GB. Velocidad de lectura/escritura: 560/510 MB por segundo.

M2 P1: $6200. Capacidad: 500 GB. Formato M.2 2280, interfaz NVMe/PCIe Gen3 x4. Modelos de 500 GB. Velocidad de lectura/escritura: 1900/950 MB por segundo.

HP

SSD S700: 120 GB ($1800), 250 GB ($2500), 500 GB ($4500). Conexión SATA 6.0 Gb/s. 2,5" de tamaño. Velocidad de hasta 560MB/s de lectura y 515MB/s de escritura.

Kingston

A400: 240 GB ($2600) y 480 GB ($3700). Formato 2,5" y M.2 2280. Velocidad de lectura/escritura: 500/450 MB por segundo.

HyperX SSD: 240 GB ($6800) y 480 GB ($9500) Tamaño de 2,5", interfaz SATA Rev 6 GB. Velocidad de lectura/escritura: 500 MB por segundo.

Seagate

BarraCuda SSD: $2700. Formato 2,5", interfaz SATA 6 GBs. Viene en modelos de 500 GB. Tiene un rendimiento (lectura de los datos) de hasta 560 MB por segundo.

FireCuda SSD: $5400. Fomato M.2 2280 NVMe. 1 TB de tamaño. Velocidad de lectura/escritura: 3200/3450 MB por segundo.

Verbatim

Vi550 SATA III: 128 GB ($2300) y 256 GB ($3400). Tamaño de 2,5". Velocidad de hasta 560 MB/s de lectura y hasta 535 MB/s de escritura.

Western Digital

Blue M2: $6000. Capacidad: 500 GB. Conexión M.2 2280. Velocidad de hasta 560 MB/s de lectura y hasta 530 MB/s de escritura.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.