Suscriptor digital

Probamos el HTC One antes de su llegada a la Argentina

La pantalla del HTC One es de 4,7 pulgadas, con resolución Full HD (469 pixeles por pulgada)
La pantalla del HTC One es de 4,7 pulgadas, con resolución Full HD (469 pixeles por pulgada)
Con cuerpo de metal, pantalla Full HD y una cámara con "ultrapixeles", el equipo insignia de la firma taiwanesa estará en venta en el país en el último trimestre del año
Ricardo Sametband
(0)
13 de agosto de 2013  • 01:15

A mediados de febrero último HTC presentó el smartphone con el que debía competir entre los más sofisticados smartphones de 2013.

En el anuncio se confirmó que Claro y Personal lo traerían a la Argentina, pero no hubo más noticias al respecto. Al menos en el nivel local; en el mundo, el HTC One ha recibido premios de todo tipo y muy buenas calificaciones, pero se topó con problemas de fabricación y de disponibilidad de componentes (y una competencia feroz en el rubro de los smartphones, hoy dominado por Samsung ) que retrasaron su distribución y pusieron en aprietos económicos a la compañía.

No hay fechas concretas de salida a la venta, aunque fuentes del sector estiman su llegada para el último trimestre del año, quizá octubre.

HTC parece haber resuelto parte de la ecuación, y está trabajando ya en el acondicionamiento de las líneas de producción que Brightstar tiene en Tierra del Fuego .

Así, la compañía estuvo distribuyendo entre la prensa algunos equipos para probar; estuve usando uno de ellos por unos días; aquí va mi evaluación.

Resumen para faltos de tiempo

El HTC One merece estar entre los 5 mejores smartphones del año, al menos en lo que hemos visto hasta ahora. Es un muy digno competidor del Samsung Galaxy S4 , al que iguala o supera en muchos puntos, sobre todo en su aspecto y en los materiales usados. El hardware es excelente. La inusual cámara de 4 megapixeles cumple con casi todo lo que promete (aunque a una resolución más baja que sus contrincantes). Y representa un salto mayor respecto de su antecesor (el HTC One X) que el que hay entre el Galaxy SIII y el S4.

A la vez, no se le puede expandir la memoria interna, la batería no es removible y es milimétricamente más grande que el Galaxy S4 o el Sony Xperia ZL que probé hace unos días , aunque la pantalla es más chica que la de estos dos.

Falta saber el precio que tendrá cuando lo pongan a la venta, aunque debería seguir un precio similar al Galaxy S4 ( entre 4300 y 4600 pesos al momento de escribir estas líneas ).

La estética, uno de sus fuertes

HTC ha invertido mucho en los últimos años en lograr un estilo propio, un lenguaje de diseño que identifique a la compañía, la distinga de sus competidores. En el caso de One, y a diferencia del One X que se vende desde fines del año pasado en el país , HTC eligió el aluminio para la carcasa del equipo; domina la espalda y se combina con el vidrio del frente. Y con eso logra uno de los teléfonos más bellos del mercado actual, por lejos; la preferencia de Samsung por el plástico también ayuda; sacarlo del bolsillo en cualquier reunión siempre llama la atención (para bien o para mal).

El frente de aluminio con la cámara frontal y, arriba, el puerto infrarrojo, que también es el botón de bloqueo
El frente de aluminio con la cámara frontal y, arriba, el puerto infrarrojo, que también es el botón de bloqueo

El uso del aluminio le permite a HTC lograr un equipo compacto, pero no es particularmente delgado (9,3 mm contra los 7,9 mm del Galaxy S4) y tiene casi el mismo tamaño ofreciendo una pantalla de 4,7 pulgadas contra la de 5 pulgadas del S4 o el Xperia ZL.

El metal tiene, para mí, otro problema: aunque va bien en la mano, el HTC One es el teléfono más resbaladizo que probé jamás; siempre tenía miedo de que se me cayera, algo que no me ha sucedido con otros equipos (el Xperia ZL, o el BlackBerry Z10 , con un tramado en la espalda que evita el deslizamiento).

Al frente del equipo está la excelente pantalla Super LCD3 de 4,7 pulgadas y resolución Full HD. Como en el caso del Galaxy S4, el Xperia ZL o el iPhone 5, que sea Full HD no aporta demasiado por sobre una pantalla 720p (es decir, con más de 300 pixeles por pulgada) porque el ojo ya no alcanza a detectar los pixeles individuales a simple vista. No importa: la pantalla es de una calidad superlativa, con buen contraste y visibilidad al aire libre; como mínimo está al nivel de la del S4.

Arriba y abajo de la pantalla están los parlantes estéreo, de gran calidad de sonido ( que pueden ser una molestia fuera de la ciudad de Buenos Aires ). Como en el One X, la rejilla del parlante superior tiene disimulada la luz de notificación, pero es muy débil; en un lugar bien iluminado sólo se ve mirando al teléfono de frente. Hay modelos mejores en este punto. Tampoco me gustaron los controles de volumen (en el costado derecho), que casi no sobresalen de la carcasa, y son difíciles de manipular sin mirar el equipo (con el celular en el bolsillo, por ejemplo).

Entre la rejilla inferior y la pantalla están los botones de control de Android; HTC tuvo la pésima idea de usar sólo dos (aunque el estándar de Android son tres), Inicio y Retroceso, y encima los puso a los costados del logo de HTC, que es donde uno busca el botón de Inicio, y que no tiene función alguna ( aunque existe un hack para aprovecharlo ).

En el borde superior está el conector para el auricular y botón de desbloqueo, que también es un puerto infrarrojo para usar el teléfono de control remoto. Yo prefiero que esté en el costado (para desbloquear el teléfono con el pulgar), pero son gustos. En el borde inferior está el conector MHL (USB y HDMI en un mismo puerto).

En la parte de atrás, redondeada y con buen calce en la mano, está la cámara y su flash, y uno de los micrófonos para lograr la cancelación de ruido.

La interacción con Android

Como otros fabricantes, HTC modificó durante años la interfaz de usuario de Android con su propia visión, llamada Sense. La del One es diferente de las anteriores: es muy minimalista. Y me hizo pensar mucho en Windows Phone, cortesía de su fondo negro, sus iconos sencillos y planos y el uso de muchos elementos visuales angulares. Pero funciona.

La vista de aplicaciones del HTC One, más minimalista que sus antecesores
La vista de aplicaciones del HTC One, más minimalista que sus antecesores Fuente: Archivo

El One tiene tres vistas: la de los escritorios tradicionales (donde van widgets y accesos directos), la lista de aplicaciones, que hace uso de carpetas para reducir la cantidad de iconos visibles con el teléfono en cero, y que siempre muestra la hora y el clima; y BlinkFeed, que como el Social Feed de Sony combina actualizaciones de Twitter, Facebook y canales RSS para ofrecer una suerte de fuente infinita de información y divertimento. En teoría. En la práctica, el que necesite de Wi-Fi para andar correctamente y el que nuestros contactos no siempre publiquen fotos bonitas le quita la mitad de la gracia. No se puede desactivar, pero sí relegar al final de la lista de escritorios de inicio.

Lo otro que cambia es la vista de aplicaciones activas: un doble toque al icono de inicio muestra las últimas aplicaciones como miniaturas en una grilla de 3 x 3, al estilo del Nokia N9; un gesto mínimo hacia arriba sobre la miniatura cierra la aplicación.

Le falta, para mi gusto, sumar controles en el menú de notificaciones, al estilo de Samsung o LG, y permitir configurar los accesos directos de la pantalla de notificación (son siempre los mismos que están en la barra de acceso rápido del equipo). Pero no es grave.

El reproductor de música es modesto pero cumple; el de videos ofrece soporte para subtítulos. El One viene también con una aplicación para niños, un entorno seguro provisto por la compañía Zoodles (también existe para iOS) para que usen sólo ciertas aplicaciones.

El motor

El HTC One tiene 2 GB de RAM y un procesador Qualcomm Snapdragon 600 de cuatro núcleos a 1,7 GHz, además de 32 GB (25 libres) o 64 GB de almacenamiento interno (no expandible), radio FM, conectividad 3G y Wi-Fi, NFC, GPS, Bluetooth 4 y una batería de 2300 mAh no removible.

Hay dispositivos más veloces, pero igual es de los más rápidos del mercado. ¿Más que el Xperia ZL? ¿Menos que el Galaxy S4? Sí, pero comprar un teléfono sólo por los números que arrojan las pruebas de laboratorio es un error. Lo importante es que es muy veloz y maneja todo lo que le pide Android 4.1.2 sin problemas, sin ponerse lento, etcétera. HTC ya liberó la actualización a 4.2.2, aunque no la probé.

La autonomía de la batería del HTC One es quizá el mayor cambio respecto del One X.

La autonomía de la batería es quizá el mayor cambio respecto del One X. Cuando probé el Galaxy S4 dije que el cambio era mayor para quienes venían de un S2 o similares, antes que de un SIII, porque los cambios eran más sutiles. Aquí la batería hace una gran diferencia. Con el One X para llegar al final del día conectado en forma permanente con una sola carga tenía que ponerlo en 2G y bajarle el brillo de la pantalla.

En mi prueba clásica (desconectarlo a las 7 am, dejar el 3G funcionando todo el día y con el brillo de la pantalla en automático) llegó a la noche con 15% de batería, en promedio. El Galaxy S4 tiene un poco más de autonomía (y el Galaxy Note II todavía más) pero lo importante es que la diferencia (a favor) respecto del One X es notable.

La cámara

Este es uno de los puntos más polémicos del equipo. La cámara es de 4 megapixeles (con un lente f2.0), que HTC denomina ultrapixeles ( pero es un término de marketing ): el sensor usa una superficie más grande para registrar la información que determinará cada pixel de la foto, lo que debería darle mejor sensibilidad con poca luz. 4 megapixeles parece poco, pero para la mayoría de los usos (incluyendo imprimir las imágenes) alcanza.

¿Cumple con lo prometido? En buena medida, sí. La cámara es rápida, fácil de usar, y las fotos son excelentes, y efectivamente tiene buena sensibilidad con poca luz; lo ayuda la estabilización óptica de imagen, como al Nokia Lumia 920 .

Un patio nocturno. A la izquierda, el HTC One; a la derecha, el Samsung Galaxy S4 (ambos en modo automático)
Un patio nocturno. A la izquierda, el HTC One; a la derecha, el Samsung Galaxy S4 (ambos en modo automático) Fuente: LA NACION

No hace magia, sin embargo, y que la foto sea de 4 megapixeles limita la edición posterior, porque casi no hay margen para el recorte. Más allá de las situaciones con poca luz, no me pareció que sea ampliamente superior al resto de sus competidores. Pero igual es buena cámara.

En la Web hay innumerables comparativas con otras cámaras; dejo tres aquí, de Dpreview , Lifehacker y Phonearena .

El One también graba video en Full HD con HDR, que en teoría toma tres muestras de cada fotograma (uno normal, uno sobreexpuesto y otro sub expuesto) para combinar los datos y evitar zonas quemadas y zonas oscuras; en la práctica no siempre se nota lo que aporta. Pero el resultado final es bueno, con poco ruido en el video, gracias a que usa poca compresión para los fotogramas, aunque esto genera archivos más grandes.

¿Es mejor que el de sus competidores? No necesariamente, pero como mínimo está en un mismo nivel, y la diferencia sólo se notará comparando los mismos videos cuadro a cuadro.

El HDR también se puede usar en las fotos, algo disponible en la enorme mayoría de smartphones modernos.

En el One HTC eligió una disposición atípica de los botones de control, que puede resultar molesta
En el One HTC eligió una disposición atípica de los botones de control, que puede resultar molesta Fuente: LA NACION

El equipo tiene una cámara frontal de 2 megapixeles que también graba en Full HD. Y suma Zoe, una función que graba un video de 3 segundos y lo acompaña con 20 instantáneas. No es muy útil, ni el resultado demasiado vistos para mí, pero (como las funciones similares en el Galaxy S4) si no se usan no molestan. Hubiera preferido un botón para la cámara como en el Xperia ZL, pero son gustos.

Conclusión

Falta el precio, lamentablemente, y no es menor el hecho de que llegue tan tarde en el año y con equipos más modernos como el reciente LG G2 que llegarán también para fin de año (ni hablar del nuevo iPhone). Pero quienes busquen un equipo de primerísima línea y pantalla de buen tamaño tienen en el One una excelente alternativa, sólida en todos sus aspectos, más allá de algunas limitaciones puntuales del hardware y el diseño.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?