Este año los smartphones libres serán mayoría, pero las operadoras mantienen su injerencia

Crédito: Stocksnap.io
El segmento de los liberados creció un 58% en el país en 2015, y las operadoras se suman a esa oferta, pero con algunas limitaciones: los equipos siguen dependiendo de las compañías para sus actualizaciones
Ricardo Sametband
(0)
18 de abril de 2016  • 16:07

Hace 10 días, la operadora Personal anunció que desde ese día vende todos sus teléfonos libres. Es decir, que es posible comprarle un equipo y ponerle un chip de otra compañía sin tener que, en el medio, ingresar una clave especial que lo desbloquee. Claro hace lo mismo desde diciembre último. Y Movistar le ofrece a los clientes prepagos el desbloqueo del equipo sin costo. ¿Por qué? Porque ya lo están pagando a precio completo; en el país -siguiendo una tendencia mundial- las operadoras subvencionan cada vez menos el precio total del teléfono.

Históricamente lo dividían en las cuotas del abono (de 12, 18 o 24 meses); pero en los últimos años han ido separando el precio del abono mensual del precio del dispositivo. Por eso, también, las operadoras exigían -hasta ahora- un pago cuando un usuario usaba la portabilidad numérica para cambiar de compañía y quería liberar el teléfono antes de terminar su contrato (de 18 meses, por lo general).

Así que el mercado local se está desplazando a la venta de los teléfonos libres. Una muestra: el crecimiento de las ventas por fuera de las operadoras, que en 2015 aumentaron un 58%. El año último los celulares libres constituyeron el 31 por ciento de los celulares vendidos en el país, según estima la consultora Carrier y Asociados. Todos sin línea, por supuesto, y con una mayor oferta de modelos, sobre todo de segundas marcas que no tienen el suficiente volumen para entrar en el circuito de las operadoras, o el interés en negociar porcentajes de ganancias. Los precios tienden a parecerse, y comienzan a pesar las promociones que hace uno u otro vendedor (precio final, cuotas, etcétera)

Pero aún así hay diferencia entre los smartphones libres que venden las operadoras y los que ofrece una cadena de electrodomésticos: es que aunque los vendan con la posibilidad de poner otro chip sin limitaciones, los equipos que venden Claro y Personal llevan, literalmente, su marca.

Esto va de lo trivial (la animación de encendido, el fondo de pantalla, el ringtone y algún icono) a algo más profundo, que es la actualización del sistema operativo: tanto Claro como Personal confirmaron que siguen homologando los teléfonos libres que venden y son, por lo tanto, quienes aprueban las actualizaciones para el sistema operativo, algo que no sucede con los equipos adquiridos por fuera de ese circuito, que reciben la actualización directa del fabricante.

¿En qué consiste esa homologación? Por lo general, en modificar la configuración de cómo se conecta el teléfono a la red, cómo envía los SMS y los datos (3G, 4G, etcétera), para ajustarlos mejor a los parámetros de la red de esa operadora, y así asegurar que funcione bien con sus propios servicios. En algunos casos, además, se suman aplicaciones extra de la propia operadora. Un teléfono no homologado (libre, comprado en el exterior, etcétera) funcionará igual pero, en teoría al menos, uno provisto por la operadora aprovechará mejor la red móvil.

En general, las tres operadoras locales vienen publicando la mayoría de las actualizaciones disponibles para los teléfonos que llegan al mercado, pero lo hacen más tarde que las versiones que los fabricantes ofrecen para los equipos que se venden sin línea (denominados genéricamente "retail", por la palabra en inglés que describe a las tiendas minoristas), por el tiempo que les toma la homologación.

Y en algunos pocos casos las ignoran por completo, aunque la actualización esté disponible para un modelo determinado. Razones hay muchas, pero la principal tiene que ver con el costo de homologar esa nueva versión (hacer las pruebas para comprobar que el equipo funciona bien en la red de esa operadora) versus la cantidad de equipos vendidos que podrían aprovecharla.

Así que aunque los teléfonos móviles que se venderán este año en el mercado argentino serán libres (o liberados) en su gran mayoría, en la práctica habrá leves diferencias entre los que venden las operadoras y los que ofrecen las tiendas de electrodomésticos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.