Un grupo de argentinos creará el primer videojuego oficial basado en una obra de Lovecraft

Son los primeros en obtener la autorización para hacer un juego basado en la novela El caso de Charles Dexter Ward
De izquierda a derecha, Juan Caratino, Agustín Cordes y Pablo Forsolloza, parte del equipo que desarrolla el juego
De izquierda a derecha, Juan Caratino, Agustín Cordes y Pablo Forsolloza, parte del equipo que desarrolla el juego Fuente: LA NACION - Crédito: Matías Aimar
Son los primeros en obtener la autorización para hacer un juego basado en la novela El caso de Charles Dexter Ward
Ricardo Sametband
(0)
3 de octubre de 2014  • 00:01

Un grupo de argentinos hará lo que dicen es el primer videojuego que cuenta con la autorización oficial de los herederos del maestro del horror, H. P. Lovecraft; y lanzó una campaña en Kickstarter para recaudar fondos para desarrollar el juego, basado en El caso de Charles Dexter Ward, la novela escrita por el creador de los mitos de Cthulhu. Hay otros juegos basados en la obra de Lovecraft, pero este es el primero, según sus creadores, en contar con la aprobación de quienes tienen la licencia de su obra.

"Hace dos años que venimos negociando con una empresa llamada Lovecraft Holdings LLC en Providence, Estados Unidos. Es un grupo legal que representa a los familiares de H. P. Lovecraft que tienen los derechos. Me costó bastante todo esto: fue una discusión lenta y tuve que insistir mucho. Es común que se otorguen licencias a películas (En Las Montañas de la Locura de Guillermo del Toro, por ejemplo), pero no en videojuegos. El nuestro es el primero de su clase; no han habido juegos que usen el nombre de Lovecraft o el título de una de sus historias. Nuestro proyecto es una adaptación 100% fiel y no estamos obligados a cambiar nombres de personajes o lugares (por ejemplo, en la clásica aventura Shadow of the Comet la empresa había cambiado Innsmouth por Illsmouth para evitar problemas legales)", explica Agustín Cordes, de Senscape, el estudio argentino que está desarrollando el juego.

Senscape ya había incursionado en Kickstarter como manera de financiar colectivamente el desarrollo de otro título de horror, llamado Asylum. "Es muy lindo y efectivo poder trabajar directamente con nuestra comunidad, es algo que nos encanta y por eso fue la primera opción. Prefiero evitar inversores y publishers, siempre traen problemas. El monto que estamos pidiendo es principalmente para el juego, pero también necesitamos fondos para los premios (ej. producción de la caja, banda de sonido, remeras, etc.)", explica.

Además de Juan Caratino, Agustín Cordes y Pablo Forsolloza, el equipo de desarrollo se completa con Francisco Tufró, Maia Cordero, Ani Albano, y Florencia Orsetti
Además de Juan Caratino, Agustín Cordes y Pablo Forsolloza, el equipo de desarrollo se completa con Francisco Tufró, Maia Cordero, Ani Albano, y Florencia Orsetti Crédito: Gentileza Senscape

El juego no es de acción en primera persona, ni de estrategia, sino de los llamados "point and click", juegos de aventuras en los que hay que ir cliqueando el mundo virtual para moverse en él, interactuar con personajes y objetos, etcétera, al estilo de los clásicos juegos de Lucasfilm.

Cordes y su equipo dicen haber investigado detalladamente la novela para crear una réplica fiel de lo que describía Lovecraft; junto con el juego -que no tendrá protección contra copia, y será multiplataforma- harán un documental sobre la novela y su autor, llamado The Shadow Over Providence (La sombra sobre Providence).

En el juego de Charles Dexter Ward no hay armas, ni enemigos, ni hay que saltar o correr, y el personaje del jugador no puede morir, pero aún así apuestan a transmitir, en pantalla, la misma sensación de terror que Lovecraft podía crear con sus textos.

El juego ya recaudó más de 23.000 dólares en un par de días, aunque la cifra ideal fijada es de 250.000 dólares (el dinero es para el juego, el documental y para los diferentes premiso que reciben quienes dieron su apoyo inicial).

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.