Una fiebre de fusiones transforma las telecomunicaciones de Europa