Tres argentinos quieren unir la música con la realidad virtual