La historia del cavallino

El logotipo de Ferrari cumple setenta y nueve años
El logotipo de Ferrari cumple setenta y nueve años
(0)
29 de junio de 2002  

El emblema de la escudería Ferrari, mundialmente conocido, esta íntimamente ligado con la gesta de aquellos italianos que hicieron y marcaron la historia de su país.

Francesco Baracca, un aviador italiano que tenía pintado en el fuselaje de su avión un caballito negro a modo de talismán y que era conocido como el as de los ases, nunca se enteró de su protagonismo en la tradición de Ferrari.

Su muerte se precipitó en el Montello durante la Primera Guerra Mundial.

Cuando Ferrari ganó la 23a Edición del Circuito del Sabio, que se corrió en Ravena, conoció a Henry Baracca y a la condesa Paolina, padres del héroe. Fue la condesa la que le entregó a Ferrari el caballito rescatado del avión augurándole que la suerte lo acompañaría si ponía el cavallino de su hijo en sus automóviles.

Seducido por el presagio, don Enzo obedeció, y al caballito negro del valiente aviador le agregó el amarillo de fondo, color representativo de Modena.

El 17 de junio de 1923, fue el primer contacto que Ferrari tuvo con el emblema que se convertiría en la insignia de su marca, de esto ya hace 79 años.

Así, el emblema, que fue oficial a partir de 1929, debutó en una Ferrari, el 9 y 10 de julio de 1932, en las 24 horas de Spa.

La segunda modificación que sufrió el logo fue en 1947, cuando su forma pasó a ser rectangular, y lo lució un modelo 125.

Tiempo más tarde , en 1952, los modelos de 0carrera fueron los destinatarios de una insignia exclusiva,un escudo heráldico con un cavallino negro y fondo amarillo.

Un año después, apareció en los diseños de Pininfarina un emblema distintivo; en 1964 el cavallino pasó a ser plateado, para luego volver en 1992 a su clásica imagen.

Siempre ligado al vértigo

Enzo Ferrari comenzó a correr en 1919 con un CMN. A partir de su quinta prueba, la Targa Florio, en 1920 se pasó a Alfa Romeo.

En 1930 fundó la Scudería, la sección de competición de Alfa Romeo.

Luego de dejar a la firma del dragón rampante, Ferrari construyó dos coches deportivos de ocho cilindros. En 1947 se convirtió en fabricante con su propio nombre cuando presentó su nueva máquina deportiva V12.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.