Seguridad en la compra del usado

Guillermo Dietrich
(0)
9 de mayo de 2003  

¿Dónde busco si quiero comprar un auto usado? Esta es la pregunta que se hace el público cuando decide comprar un vehículo.

En realidad hay una sola respuesta posible: hay que buscarlo en empresas establecidas. ¿Por qué? Porque en nuestro país hay también un mercado muy grande de venta clandestina.

Es lo que denominamos la venta callejera, la gente que publica con celulares, en departamentos, avenidas o ferias, estas últimas, con el famoso tachito arriba de los techos de los modelos en venta.

¿Y cuál es el problema que esas ventas callejeras acarrean? Muy sencillo, uno es la inseguridad jurídica, que son los papeles del auto, y el otro es la inseguridad técnica, o sea, la mecánica.

Hoy, cualquier comercio correctamente instalado de venta de automóviles usados ofrece garantía de vicios ocultos, cosa que no sucede en los circuitos de venta informales.

Si un comprador adquiere un automóvil con vicio oculto (algún desperfecto que no se puede apreciar a simplre vista), la persona que lo vendió en la calle no se hace responsable de lo sucedido. Esto en caso de una venta clandestina.

Cuando se compra un auto usado, la gente tiene que exigir la siguiente documentación: Formulario 08, certificado, libre deuda de patentes e infracciones, estado de dominio y hacer la verificación policial. Con estos dos últimos trámites, se podrá verificar que el auto no sea robado ni mellizo.

Por último quiero señalar que durante abril se vendieron 56.000 unidades usadas en todo el país.

Y esto es todo un suceso. Es un fenómeno que tiene dos explicaciones. Una es que el auto usado se ajustó en su precio después del 1 a 1, en un 60%, mientras que el 0 km lo hizo en un 130%. La otra explicación es que la gente en la calle todavía tiene sensación de inseguridad y trata de buscar un auto de apariencia menos lujosa.

El autor es presidente de la Cámara de Comercio Automotor (CCA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.