Todo sobre el nuevo SUV de Kia, que cuesta más de US$50.000

El SUV coreano llega con algunos cambios estéticos y también con mejoras en su equipamiento y confort de marcha; además, estrena una mecánica más confiable y eficiente. Precio: US$51.500
El nuevo Kia Sportage GT-Line 2019
El nuevo Kia Sportage GT-Line 2019
El SUV coreano llega con algunos cambios estéticos y también con mejoras en su equipamiento y confort de marcha; además, estrena una mecánica más confiable y eficiente. Precio: US$51.500
Diego Cúneo
(0)
23 de marzo de 2019  

Hace unos meses, Kia anunció que en 2019 no sólo presentaría en nuestro país nuevos modelos, sino que renovaría algunos de los que ya logró instalar entre el público de la mano de la confiabilidad y calidad que son características de la marca. Uno de los primeros en llegar es el restyling de la cuarta generación del SUV compacto Sportage, que incluye el agregado de equipamiento y la introducción de dos nuevas versiones (ahora son cinco): una de entrada 4x2 y la EX 2.0 AT 4x4 GT-Line, tope de gama que probamos.

El diseño del Sportage siempre fue armonioso y atractivo. Y en Kia lo saben. Por eso, en este facelift se aplicaron algunos cambios sutiles a nivel estético pero que no llegan a alterar su silueta moderna y agradable y que tan buenos resultados le dio; no por nada, es el modelo más vendido de la automotriz coreana a nivel mundial y también el que recibió diversos premios internacionales al diseño.

Son modificaciones que le quedan muy bien. Por ejemplo, la nueva configuración del frente, con una parrilla más estilizada y una toma de aire más ancha en la parte baja; las ópticas y luces antiniebla más angulosas y agresivas, y el nuevo paragolpes atravesado por una barra cromada.

Además, para darle un toque más deportivo, se le agregaron barras de techo cromadas, un spoiler más aguzado, llantas de aleación de un rodado mayor (ahora son de 19"), doble salida de escape y otros apliques en cromado en marcos de ventanillas y demás. De igual manera, se le hicieron algunas retoques en las puertas, capot y hasta en los espejos, todo en busca de mejorar la aerodinámica. Pero, como se dijo, todo es muy sutil.

Por dentro también hay cambios: en el centro de la consola aparece ahora una pantalla táctil de 8" (sustituye a la anterior de 5") y la configuración de los mandos fue levemente acondicionada para mejorar la operación, todo replicado en el volante multifunción; esto, en parte, porque se le agregó un cargador de celular inalámbrico por delante de la selectora.

Los asientos están todos tapizados en cuero y las butacas delanteras tienen regulación eléctrica (la del conductor permite ajustar la zona lumbar). Por supuesto, sigue manteniendo la alta calidad de terminaciones y materiales que caracterizan a la marca, así como el muy buen espacio interior, en el que cinco adultos pueden viajar con comodidad (los respaldos de los asientos traseros se pueden reclinar). Gracias a la regulación de la butaca y del volante, encontrar la posición de manejo correcta es muy sencillo.

Interior con mucho espacio y confort para viajes largos
Interior con mucho espacio y confort para viajes largos

El equipamiento incluye cámara de retroceso y sensores de estacionamiento delanteros y traseros, climatizador con purificador de aire, sistema de audio de alta fidelidad y demás. En cuanto a seguridad es también de los más completos del mercado (6 airbags, anclajes Isofix, frenos a discos en las cuatro ruedas con ABS y EBD, control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente, etcétera).

Este GT-Line viene equipado con el motor turbodiésel CRDI 2.0 L de 185 CV a 4000 rpm y 41 kgm entre 1750 y 2750 rpm de torque que se acopla a una nueva transmisión automática secuencial ZF de 8 marchas (solo para las versiones diésel), que reemplaza a la de 6 velocidades anterior. La tracción es integral permanente con posibilidad de bloquear en 4x4 y ofrece, además, tres tipos de conducción: Normal, Eco y Sport.

Si en la antigua versión el conjunto funcionaba muy bien, en esta es realmente superador. Esto, porque mejoró tanto la capacidad de recuperación (llega de 80 a 120 km/h en 7,3 s), como la performance (la velocidad máxima supera los 200 km/h) y la aceleración: para alcanzar los 100 km/h desde 0 necesita 10 s. Además, el propulsor marcha siempre relajado (en ruta a 120 km/h trabaja a unas 1750 rpm) y por entregar todo el par desde tan abajo junto con la impecable caja ZF (suave y veloz en el pase de marchas) responde siempre de manera inmediata cuando se lo exige.

A esto hay que sumar que brinda un confort de marcha superlativo debido a que se lo dotó de un nuevo esquema de suspensiones y a que el chasis fue reforzado para otorgarle mayor rigidez, lo cual sumado a una dirección firme y precisa redunda en mucha estabilidad, control y seguridad tanto en rectas como en curvas, así como cuando se incursiona fuera de pista donde la tracción integral se muestra muy eficiente (no es un todoterreno puro). Todo esto, sin que el motor se escuche desde el habitáculo (también se le mejoró la insonorización).

Competencia directa de modelos como Renault Koleos, Honda CR-V, Toyota Rav 4, Ford Kuga o Volkswagen Tiguan, entre otros, el nuevo Sportage se vende a US$51.500 (tiene una bonificación de US$2000), un precio que se justifica ampliamente por lo que ofrece tanto por calidad como por prestaciones.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.