Cómo se convierte un auto de calle en uno para correr el Dakar

La categoría T1 del Dakar es la más importante entre los autos, en la que varios equipos compiten con apoyo de las fábricas. Pero aunque su silueta es similar, ¿cuánto tienen de originales? Lo cuenta Emiliano Spataro
Agustín Lafforgue
(0)
24 de agosto de 2019  

El piloto Emiliano Spataro trabaja en la colocación del instrumental
El piloto Emiliano Spataro trabaja en la colocación del instrumental

Desde 2009 -producto de su desembarco en Sudamérica para alejarse de su territorio natural amenazado por los terroristas-, la palabra Dakar dejó de estar relacionada con esa prueba lejana que unía a París con la capital senegalesa (de ahí el histórico nombre París-Dakar), para ser parte de la cultura de la región, introduciéndose y cautivando cada vez más al público de aquí.

Fueron 11 ediciones las que se disputaron en América del Sur, y fue la Argentina -con 10 participaciones- la que más veces fue parte del itinerario; nuestro país sólo se ausentó en la prueba de este año, la cual fue la última en el continente dado que desde 2020, y por lo menos por cinco años, se disputará en Arabia Saudita, en lo que será el estreno en Medio Oriente.

Son cinco las categorías que le dan vida a la prueba. Las motos, que fueron el origen del Dakar creado por el francés Thierry Sabine en 1979; los camiones, los cuatriciclos (potenciada desde su llegada a América), los Side by Side (SxS) y los autos, los cuales son una de las principales atracciones, especialmente por las figuras que representan a los equipos oficiales y que utilizan vehículos que habitualmente pueden observarse en a diario en las calles.

A su vez, en lo que respecta a los autos, la categoría T1 es la más importante, la "más grande", y la que más libertades de trabajo en sus vehículos tiene. Tanto entre los 4x4 como en los 4x2, el reglamento es libre, por eso también es la división más cara. Tal como lo describe el reglamento de la prueba, "se trata de un prototipo que debe cumplir las normas técnicas y de seguridad del reglamento de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA). La base del vehículo es un chasis tubular sobre el que se montan los componentes mecánicos y de seguridad. La carrocería del vehículo, de fibra de vidrio o de carbono, adopta la mayoría de las veces la silueta de un vehículo comercial existente, pero estos vehículos están totalmente concebidos y desarrollados para la carrera". Todos ellos calzan los neumáticos especialmente diseñado por BGoodrich, con una medida de 245/80 R16.

Dentro de los muchos argentinos que se volcaron por la prueba se encuentra Emiliano Spataro, quien hizo sus primeros pasos dentro de los Buggy para desembarcar de lleno en los autos y que disputó seis de sus ocho ediciones con el Renault Duster que prepara en su propio taller. Es el piloto oriundo de Lanús, quien trabaja por estos días junto a otro histórico del automovilismo argentino como Juan Manuel Silva, en el aspecto presupuestario para poder participar de la edición 2020, quien le detalla a La Nacion cómo es la construcción de un vehículo para la categoría más importante de los autos en el Dakar.

La primera fase

"El auto comienza a construirse a partir de una estructura de caños, la cual se busca hacer lo más rígida posible porque tiene que aguantar un castigo gigante durante la carrera. A partir de esa estructura, muy reforzada pero a la vez lo más liviana posible, se empiezan a colocar las piezas correspondientes al auto original. No se construye la estructura dentro de un coche de calle porque sería mantener los elementos que no sirven y, además, eso generaría peso y no resistencia. Entonces, desde ahí se le da la silueta de cada vehículo.

Spataro junto a su Renault Duster preparado para el Dakar
Spataro junto a su Renault Duster preparado para el Dakar

Las autopartes originales

"De un auto de calle al del Dakar, en la categoría T1, no sirve casi nada porque son prototipos. Distinto es en la categoría T2, donde el espíritu sí es mantener el auto original de calle. En mi caso, mi Duster tiene las puertas, el techo, el parabrisas, los faros, el capot, los guardabarros, los parantes, el sistema hidráulico y todo el chaperío de afuera. En tanto, el diferencial delantero y trasero y los cardanes son originales, pero de la Nissan Patrol. La caja tiene un desarrollo exclusivo para correr.

El corazón, sin intervención

"El motor no tiene preparación especial para correr. Por reglamento podés usar el que quieras, pero siempre debe tener todas las piezas internas originales que trae el auto de calle que lo usa. Por ejemplo, no se le pueden cambiar ni las bielas ni los pistones ni la tapa de cilindro. Y dependiendo de la cilindrada del impulsor seleccionado es la brida que debe utilizarse. Nosotros elegimos el motor del Nissan Infiniti que es muy robusto y grande, V8 de 5.4 litros y que entrega una potencia de 430 CV.

Un lujo muy necesario

"El aire acondicionado es un sistema opcional el cual nosotros usamos. También es de la Nissan Patrol. Es algo que cambia la vida en la competencia. En los momentos de temperatura extrema, posiblemente no lo puedas usar porque cuando el auto viene al límite con los niveles no se usa el aire acondicionado para no generar más desgaste. Pero en una etapa de, por ejemplo, 37°, que es un montón y que genera adentro del auto 65°, si le bajás 10 grados con el aire acondicionado te cambia todo. No es que vas fresco, pero sí más aliviado. Y en los enlaces sí se usa mucho porque la temperatura también es muy elevada y se siente más porque uno no va todo lo concentrado que se va en un tramo de velocidad, entonces con el aire no se sufre. Y también es clave para no seguir acumulando cansancio, que es lo que te va desgastando del Dakar. En el Dakar no te mata la primera etapa, ni la segunda; lo que te va cansando son las pocas horas que dormís, lo poco que comés, y el calor que se sufre arriba del auto. Todo eso, cuando se empieza a acumular es lo que te cansa al extremo.

Listos para volar...

"Todo lo que es instrumental del vehículo es especial para correr porque tiene que aguantar temperaturas extremas, más de 100° en algunos casos, muchos golpes, agua, arena, barro, etc. Todo lo que es herramientas para el piloto y el navegante también son de competición. Lo mismo que el cableado, que cuenta con tecnología aeronáutica, especialmente preparado para la humedad. En líneas generales, el Renault Duster del Dakar es sofisticado, de un nivel muy superior a cualquier auto de una categoría nacional. En lo que se refiere a los elementos de navegación, los mismos son provistos por la organización del Dakar."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.