Diseño automotriz: lo más destacado de 2019

Porsche Taycan. Desde el punto de vista del diseño, uno de los autos más logrados de 2019
Porsche Taycan. Desde el punto de vista del diseño, uno de los autos más logrados de 2019
Autos que rompen con la historia, SUVización, hiperdeportivos, tendencias a futuro y uno que se salió de todos los moldes. Eso fue lo que dejó el año que acaba de terminar en cuanto a estética y estilo
Renato Tarditti
(0)
11 de enero de 2020  

En la industria automotriz hay nombres con tanta historia que se terminan transformando en algo así como "vacas sagradas" para los entusiastas. Cada uno de ellos -tomemos el Porsche 911 como ejemplo- representa una idea muy arraigada de lo que deben ser en términos de diseño e ingeniería. Justamente tres de los autos más destacados de 2019 se caracterizaron -cada uno a su manera- por hacer añicos eso que llamamos "tradición". Para empezar, el nuevo Chevrolet Corvette C8 (el "8" representa la octava generación del modelo, que nació en 1953). Desde su origen, el Corvette siempre fue ese auto de 2 asientos con un larguísimo capot delantero bajo el cual se albergaba un poderoso motor. La nueva versión conserva lo del poderoso motor, pero ahora está alojado. ¡detrás de los asientos! Desde hace años (incluso décadas) que Chevrolet venía coqueteando con la idea de un Corvette con motor central, pero verlo hecho realidad fue realmente un shock. El resultado es espectacular, sin dudas, tanto como podría serlo una Ferrari 488. El problema es justamente es ese: ahora tenemos un Corvette que se parece más a una Ferrari que a un Corvette. Solo el tiempo dirá si este nuevo formato puede generar tanta mística como las 7 generaciones anteriores que lo precedieron.

Otro que rompió fuerte con el pasado es el nuevo (y esperadísimo) Land Rover Defender. Desde su nacimiento como vehículo militar en 1948 el Defender es uno de los máximos símbolos de lo que tiene que ser un vehículo off-road: utilitario e indestructible. Y es uno de esos típicos casos de un auto que se mantiene durante mucho tiempo muy parecido a su forma original. De hecho la anterior generación estuvo 25 años casi sin cambios, hasta que fue discontinuada en 2016 porque ya no se podía adaptar a las nuevas regulaciones de seguridad.

Corvette C8. La octava generación rompe con más de 65 años de tradición de motor delantero
Corvette C8. La octava generación rompe con más de 65 años de tradición de motor delantero

Para la nueva generación los diseñadores podrían haber optado por implementar cambios sutiles que mantuvieran su imagen icónica (como vienen haciendo Jeep con el Wrangler o Mercedes-Benz con el G-Wagen), pero en lugar de eso optaron por una modernización total. Incluso abandona la tradicional estructura de chasis de largueros con carrocería encima (como las de las pickups) por una monocasco (como las de los autos), algo que puede ser considerado un "sacrilegio" para los puristas. Pero para los que gustamos del diseño, el nuevo Defender es un extraordinario ejemplo de cómo reinterpretar un mito sin caer en el facilista recurso del estilo retro o la "copia de sí mismo". Requiere agallas hacer eso, chapeau.

El tercero en discordia en esta tríada de "díscolos con el pasado" no es un modelo que venga con mucha historia, sino uno totalmente nuevo, que toma prestado uno de los nombres más míticos de la historia del automóvil. Se trata del nuevo Ford Mustang Mach-E, un SUV de 4 puertas y el primer auto 100% eléctrico de Ford. ¿Qué tiene que ver un vehículo así con la idea de muscle car a la cual nos remite la palabra Mustang? Bueno, poco y nada, para ser francos. Pero Ford es dueña del nombre Mustang y tiene todo el derecho a disponer de él como le parezca más conveniente. Eso incluye utilizar el nombre para tratar investir de "deportividad y mito" a un tipo de producto que sin dudas será el más demandado en los años venideros. La inevitable controversia con respecto al nombre no le quita mérito al diseño del Mach-E, que como SUV está muy logrado e, incluso, tiene algunos trucos de diseño muy astutos, como el techo pintado de negro que disimula una caída mucho menos rápida que la del marco superior de las puertas, generando un mayor espacio para las cabezas en la parte trasera sin perder imagen de deportividad.

¿Y los deportivos?

La SUVización (si cabe el neologismo) del parque automotor se está llevando puestos incluso a los fabricantes de autos deportivos más tradicionales, que hasta hace unos años parecían inmunes a la tendencia. Porsche dio el primer paso hace ya 18 años y desde ese entonces han venido "cayendo" Bentley, Maserati. ¡hasta Lamborghini! Mientras Ferrari y Lotus tienen sus modelos en la gatera (serán las bombas de 2020), este año le tocó nada menos que a Aston Martin. El producto resultante -llamado DBX- es a las tradicionales coupés de Aston (como el el DB11) lo que el Mustang Mach-E es al Mustang Coupé: el hermano patovica del muchacho atlético.

Más allá de esta (un poco injusta) comparación, el DBX se posiciona como uno de los SUV más atractivos del momento. Tiene las típicas facciones Aston Martin en la trompa, una elegante línea suavemente arqueada que recorre el auto de punta a punta, y una parte posterior muy masiva que la de una de las vistas traseras más sexys del mercado actual.

Pininfarina Battista. Como una Ferrari, pero aún mucho más lindo
Pininfarina Battista. Como una Ferrari, pero aún mucho más lindo

Resulta un poco evidente que la ola de SUV acupesadas es la contracara de la paulatina extinción de las verdaderas coupés. La buena noticia para los amantes de los "autos lindos y espectaculares" es que -paradójicamente- hay una explosión en la oferta de superdeportivos de altísima performance, de esos que "se miran y no se tocan" (salvo para multimillonarios y/o multibillonarios). Tan solo McLaren presentó cuatro modelos el año pasado, entre ellos el Speedtail (una verdadera escultura aerodinámica) y el Elva, un bello biplaza sin parabrisas (habitualmente se les dice barchettas), que es la respuesta de la casa británica a las fabulosas Ferrari SP del año pasado. Este último tiene el plus de haber sido diseñado por nuestro talentoso compatriota Esteban Palazzo.

Ferrari no se quedó atrás y presentó la 812 GTS, la F8 Tributo y la Roma, esta última una interesante vuelta a cierto clasicismo que fue muy festejada por la crítica especializada. Otros dignos de mención son el Lotus Evija (con una de las colas más originales de los últimos tiempos), los Bugatti Divo, Centodeci y La Voiture Noire (que tiene el dudoso honor de ser el auto más caro del mundo). Finalmente, entre tan variada oferta de superdeportivos, hiperdeportivos y track day cars presentados durante 2019, el que se llevó las palmas (al menos para quien suscribe) es el Pininfarina Battista, que es una especie de demostración de que las últimas Ferraris con motor central podrían haber sido (aún) mucho más lindas si las hubiese diseñado Pininfarina.

Porsche, siempre Porsche

Superdeportivos aparte, hubo bastante consenso en que la estrella de 2019 a nivel diseño fue el Porsche Taycan. Para la expectativa que había generado el primer auto eléctrico de la marca, se puede decir con certeza que no defraudó. Sin llegar a ser un auto rupturista, se reconoce como parte de algo nuevo e innovador, sobre todo cuando calza la opción de llantas futuristas. Lo más destacado del Taycan es el extraordinario manejo de las proporciones, que lo hacen ver como un sedán deportivo con motor trasero, así como la precisión en las superficies y los detalles. El único problema para Porsche es que el Taycan hace que el Panamera (que tiene un formato y tamaño bastante similar) quede algo anticuado a su lado.

Mustang Mach-E. Todas las tendencias del momento están resumidas en el nuevo SUV eléctrico de Ford
Mustang Mach-E. Todas las tendencias del momento están resumidas en el nuevo SUV eléctrico de Ford

Tres tendencias

1. Eléctricos sí, pero diseño "convencional". De la gran cantidad de modelos eléctricos presentados (casi el triple que durante 2018) se puede apreciar una virtual renuncia de casi todas las marcas a los diseños rupturistas. Parece que todas aprendieron la lección de BMW i3, que fue amado por los diseñadores pero demasiado contoversial para la mayoría de la gente. Queda claro que si hay ambiciones de masividad, la apuesta en términos de diseño será mucho más conservadora, y por eso tendremos EVs que se diferenciarán más bien poco de los autos con propulsión convencional.

2. Era por arriba... Otra cosa que las marcas entendieron es que, si de vender autos eléctricos se trata, es mejor empezar por la parte alta del mercado. Por eso la mayoría de los modelos presentados son de gama media-alta para arriba. La experiencia de Tesla (que empezó por un gran sedán deportivo de lujo) probó ser mucho más fructífera que las de Renault, Nissan y Chevrolet, que arrancaron con autos chicos o compactos. Se trata por un lado de generar una aspiracionalidad que luego derrame hacia los segmentos más bajos, y por otra parte los autos de alta gama tienen márgenes muy superiores, ya que el precio no es una variable tan determinante.

3. Trump design. Una de las cosas más comentadas el año pasado (y no necesariamente por el lado positivo), fue la marcada tendencia de algunas marcas a aumentar exageradamente el tamaño de las parrillas, sobre todo en sus modelos de prestigio. BMW llegó a niveles casi caricaturescos en sus renovados Serie 7 y X7, pero otras marcas como Genesis (G90) y Hyundai (nuevo Sonata) no se quedaron atrás. La "excusa" es que los clientes chinos adinerados así lo demandan, pero lo cierto es que parece una forma bastante facilista de (intentar) darle más "personalidad" a sus modelos. En definitiva, parecen estar haciendo autos ajustados al gusto de Donald Trump.

El elefante en el bazar

Imposible cerrar una nota respecto del diseño automotor en 2019 sin mencionar al modelo que prendió fuego las redes sociales durante varias semanas: el inefable Tesla Cybertruck. Para muchos una aberración (quien suscribe), para otros una genialidad de Elon Musk (los Tesla Believers), lo cierto es que la pickup eléctrica de Tesla da tanta tela para cortar que es merecedora de una nota completa. Solo cabe decir por ahora que sus formas tan planas y geométricas son producto del uso de una chapa exterior tan gruesa que no se puede estampar con formas redondeadas como el resto de los autos. Y que, si esa es la visión del futuro que tiene Elon Musk, termina siendo más parecida de Mad Max que al mundo tecno-optimista y eco-friendly que venía prometiendo hasta ahora.

Tesla-Cybertruck, un diseño que nadie entiende
Tesla-Cybertruck, un diseño que nadie entiende

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.