Motos, custom y callejeras por su verdadero nombre

Entre las motos Custom y las de calle suele confundirse a qué tipo de estética responde cada modelo; en especial en la actualidad, en pleno auge de la moda retro
(0)
28 de septiembre de 2019  

La similitud de algunas estéticas hace que se utilicen un par de denominaciones comunes para referirse a las motocicletas más urbanas y de culto, pero no todas son iguales. Aquí, una guía para llamar a las cosas por su nombre.

Cafe Racer

Cafe racer
Cafe racer

Aunque se las confunda con otras siluetas, este es un diseño similar al de las motos que los rockers británicos de los '50 usaban para ir "pisteando" de café en café.

Brat

Brat
Brat

O Japan Style, porque surgió en el país del Sol Naciente mezclando las cafe racer británicas con las bobbers norteamericanas; en general, son de media cilindrada.

Bobber

Bobber
Bobber

Originadas en los '30, se las llamó así por ser un "trabajo de bobos", que consistía en sacar (to bob) todo lo que el usuario juzgaba superfluo; hoy, responden a esta silueta.

Scrambler

Scrambler
Scrambler

De moda en EE.UU. en los '50 y '60 (aunque con raíces en la Inglaterra de los '20), el término se refería a una moto de calle con aspiraciones off-road; hoy son así.

Street

Street
Street

Como su nombre lo indica, es una clásica moto de calle, sin mayores alardes estéticos ni personalizaciones exageradas como ocurre con otros modelos.

Chopper

Chopper
Chopper

Surgieron tras la Segunda Guerra Mundial con el mismo concepto que las bobbers de quitar (to chop o to bob) lo superfluo, pero con una horquilla muy larga

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.