SSC Tatuara, el americano más furioso por fin sale a las pistas

Estética futurista. El diseño realizado por Jason Castriota logró un coeficiente aerodinámico de 0,279 en el SSC Tuatara
Estética futurista. El diseño realizado por Jason Castriota logró un coeficiente aerodinámico de 0,279 en el SSC Tuatara
Este hypercar quiere seguir la saga del Ultimate Aero TT y batir el récord de velocidad para autos fabricados en serie
(0)
13 de junio de 2020  

Shelby Super Cars North America es una marca muy conocida y respetada en el mundo de los hypercars. Fundada por Jerod Shelby en 1999, en la ciudad de Richland, estado de Washington, SSC sorprendió al mundo en 2007 cuando su primer modelo, el Ultimate Aero TT, alcanzó los 413,83 km/h y batió así el récord mundial de velocidad que estaba en poder del Bugatti Veyron, con 408 km/h. Pero eso no es todo, sino que esa tremenda marca la mantuvo hasta 2010, cuando fue superada nuevamente por el Veyron, que alcanzó los 431 km/h.

El proyecto Tuatara comenzó en 2009 bajo el nombre de Exeed y como sucesor del Ultimate Aero TT, y fue presentado como concept en 2011. Luego de eso, poco y nada se supo de él.

Pero esta semana, y tras casi una década de suspenso, la compañía mostró la primera unidad del Tuatara haciendo pruebas en circuito y mostrando muchas de sus virtudes y capacidades, al tiempo que anunció el comienzo del proceso de producción.

¿Cuál es la idea detrás del Tuatara? Como sucedió con su antecesor, convertirse en el auto de producción más veloz del mundo. Claro que no será una pelea para nada fácil, ya que el cetro lo pretenden disputar nada menos que contra el Koenigsegg Jesko y otro Bugatti, el Chiron, que actualmente ostenta los 490,47 km/h. Y, por supuesto, los tres buscan alcanzar (o superar) el límite mítico de los 500 km/h.

Argumentos le sobran al Tuatara para lograrlo. Además de una estética que parece haber salido de un película futurista, la carrocería monocasco fabricada íntegramente en fibra de carbono fue diseñada por Jason Castriota y tiene un coeficiente aerodinámico de tan solo 0,279 (el del Chiron es de 0,35). Además, cuenta con un motor V8 biturbo de 5.9 L (desarrollado junto a Nelson Racing Engines) que entrega 1369 CV con combustible de 91 octanos y que se estiran hasta los 1775 CV con nafta del tipo E85. Este se acopla a una transmisión automática secuencial de 7 relaciones, que logra hacer el paso de marchas en 100 milisegundos.

Pero para que sea un auto manejable, se le han introducido muchos adelantos tecnológicos como por ejemplo el Modo Track que al ser activado saca un tremendo alerón en la parte trasera, baja las suspensiones y libera toda la potencia del impulsor.

Se producirán apenas 100 unidades que se venderán cada uno en cerca de US$1,6 millón.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.