TC 2000: pasión y alta tecnología

Los 40 años de historia de la categoría estuvieron jalonados por grandes duelos en las pistas entre los mejores pilotos del país y máquinas preparadas con los máximos adelantos de cada época
Agustín Lafforgue
(0)
21 de septiembre de 2019  

Tecnología. Matías Rossi, puntero del torneo 2019, conduce el Toyota Corolla con motor Oreca 2.0 L Turbo
Tecnología. Matías Rossi, puntero del torneo 2019, conduce el Toyota Corolla con motor Oreca 2.0 L Turbo Crédito: Fotos: Revista Corsa, Pinterest y Super TC 2000

El próximo sábado 28 de septiembre se celebrarán 40 años de la competencia que marcó el inicio de la historia del Turismo Competición 2000. Fue un viernes por la noche, y José Miguel Pontoriero anotó su nombre como el primer ganador al imponerse con su Dodge 1500 en la prueba efectuada en el circuito N° 7 del Autódromo de Buenos Aires. Esa prueba también fue la apertura del Torneo Presentación, el cual se compuso de cuatro fechas, tres en el por entonces llamado Autódromo Municipal porteño y la restante en Río Cuarto, Córdoba. Osvaldo "Cocho" López (Peugeot 504) fue el que más puntos sumó y se adjudicó ese certamen inaugural.

Aquellos eran tiempos de muchos movimientos en el automovilismo argentino. La puja, que venía de unos años atrás, entre el Automóvil Club Argentino (ACA) y la Confederación Argentina de Automovilismo Deportivo (CADAD) había dejado las aguas divididas y, cuando la Asociación Corredores de Turismo Carretera (ACTC) decidió no acompañar a ninguna de las dos y comenzar su autofiscalización, también tomó la determinación de no contemplar entre su parque a los autos de 2000 cc, los cuales habían empezado a ser parte del TC en 1978, también de la mano de Pontoriero y su Dodge 1500. En ese contexto, y atenta a cubrir un nuevo parque automotor, se producía el nacimiento de la flamante especialidad.

Con el propósito de alcanzar los 200 HP de potencia en los motores y cautivar al público que, históricamente, se volcaba por el Turismo Carretera y el Turismo Nacional -especialidad que también en 1980 se dividió entre la pista y la montaña, dando inicio al Rally Argentino-, el TC2000 dio sus primeros pasos, los cuales no fueron para nada sencillos. Las vicisitudes que se presentaban entre los nuevos vehículos -inicialmente fueron Dodge 1500, Ford Taunus, Peugeot 504 y Fiat 125- y las diferentes impresiones sobre el reglamento, había quienes proponían una vigencia de al menos un lustro para tener un correcto desarrollo y, especialmente, en qué entidad recaer para su organización, eran los principales obstáculos.

Leyenda. Juan María Traverso lleva de costado la coupé Renault Fuego preparada por Oreste Berta, en Pigüé 1986; una combinación imbatible
Leyenda. Juan María Traverso lleva de costado la coupé Renault Fuego preparada por Oreste Berta, en Pigüé 1986; una combinación imbatible

Los primeros meses de 1980, mientras se preparaba para comenzar formalmente su primer Campeonato Argentino, fueron movidos para el TC2000. Luego de que el torneo Precampeonato, que iba a ser organizado por el Club de Autos y Motos, se cancelara, el 20 de abril se produjo finalmente la apertura del campeonato con el ACA como responsable del TC2000. Fue el Vicente López Automóvil Club el respaldo que tuvo la flamante especialidad. No solo para su organización, si no que fue la entidad que le dio el lanzamiento necesario. Para esa primera competencia, que se efectuó en Buenos Aires, hubo 12 pilotos anotados de los cuales nueve formaron parte de la largada: la victoria quedó en poder de Jorge Omar Del Río (Dodge 1500). El "Profesor" se adueñaría también de ese primer título, logro que repetiría en las siguientes dos temporadas.

Aquel parque inicial, de autos y pilotos, comenzó rápidamente a aumentar. Con la premisa de mantener los cascos originales -tal como venían de fábrica-, y teniendo la libertad para efectuar cambios técnicos, el TC2000 dio sus primeros pasos. Los vehículos eran los más modernos de la época. Otra particularidad por entonces era que todas las fechas se desarrollaban en un autódromo. El gran campeonato de 1981 -que incluyó la primera competencia en el exterior (El Pinar, Uruguay)-, fue la confirmación que faltaba. Con una veintena de autos en el Premio Coronación y con nombres como el propio Del Río, Rubén Luis Di Palma, Juan María Traverso, Carlos Marincovich, Rubén Daray, "Cocho" López, Pontoriero, Jorge Serafini y Guillermo Maldonado, entre otros, le permitió a la categoría seguir ganando espacio entre los adeptos y cautivar a nuevas marcas y terminales.

Pionero. El Dodge 1500 con el que Jorge Omar Del Río ganó los tres primeros campeonatos; la joya de los hermanos Bellavigna y Pianetto hoy está en el Museo Fangio
Pionero. El Dodge 1500 con el que Jorge Omar Del Río ganó los tres primeros campeonatos; la joya de los hermanos Bellavigna y Pianetto hoy está en el Museo Fangio

La reciente categoría no estuvo ajena a las dificultadas que nuestro país atravesó en esos años, aunque logró continuar, incluso con la llegada de nuevas marcas. Tras debutar con Jorge Serafini en Las Flores, la 4ª fecha de 1982, el Renault 18 se sumó al parque automotor de la categoría. Pero, una de las grandes irrupciones que tuvo la categoría, acaso su principal disparador para el crecimiento, fue el comienzo en el campeonato de 1984 de las transmisiones televisivas que llevó la actividad a cada rincón del país. Con lo más moderno de la industria automotriz, la especialidad siguió afirmándose con la participación de los equipos oficiales.

Rivalidades espectaculares

Tras las batallas que mantuvieron en un inicio los Dodge 1500 con los Fiat 125 o los Ford Taunus, luego llegaron otras mucho más recordadas, como las establecidas entre las coupé Renault Fuego y Ford Sierra. Claro que el modelo del rombo tuvo una seguidilla de éxitos y títulos que la destacaron por sobre el auto del óvalo. La coupé francesa fue dueña de la corona desde 1986 hasta 1993, inclusive, siendo la gran y última seguidilla de campeonatos de un mismo modelo. Seis de esos ocho títulos quedaron en mano de Traverso, quien marcó una época junto con Oreste Berta, recordándose por ejemplo la victoria con el auto en llamas en General Roca 1988 por sobre Silvio Oltra o el segundo lugar, dos años antes, en Pigüé con la Fuego en tres ruedas luchando con el local Mario Gayraud... Luego de ellos llegaron, paradójicamente, consagraciones variadas, tanto de pilotos, como de modelos hasta 2011. También el arribo de terminales que potenciaron a los equipos oficiales.

Una nueva era

Si bien desde sus inicios el TC 2000 tuvo varios cambios reglamentarios, el quiebre más profundo se efectuó en 2004, cuando se homologaron las suspensiones y los autos tuvieron un fuerte cambio estético dado que se le agregaron pontones laterales y fisonomías muy parecidas a las de los autos de calle.

Años 90. El "Flaco" Traverso ganó su último título con este Peugeot 405; una época en la que llegaron nuevos modelos como este, los Ford Escort, Volkswagen Gol y otros
Años 90. El "Flaco" Traverso ganó su último título con este Peugeot 405; una época en la que llegaron nuevos modelos como este, los Ford Escort, Volkswagen Gol y otros

Para la temporada 2012 se produjo una de las grandes modificaciones en la historia de la especialidad. Desde 2009, en pos de abaratar costos y lograr paridad, se había optado por usar los motores genéricos. Tres años después, se decidió dejar de lado la limitación de los 2000 cc y se optó por impulsar a los autos con los propulsores V8 Radical ingleses, de 2.7 L y de 370 HP de potencia. Dicha modificación trajo consigo también la nueva denominación de la categoría, la cual pasó a llamarse Súper TC2000; más allá de marcar una diferencia desde el nombre, el cambio tuvo muchas críticas fundamentadas, pues generó demasiadas dudas y, sobre todo, se "cortó" con la línea histórica nacida en la década del '80, desde las estadísticas hasta las referencias.

En tanto, para este año, se volvieron a efectuar modificaciones técnicas. Los motores V8 Radical fueron reemplazados por los impulsores Oreca Turbo (2.0 litros Turbo, que desarrollan una potencia de 380 HP), siguiendo la línea de las principales categorías del mundo. Además, también se produjeron cambios aerodinámicos: menores cargas que generaron autos indóciles y con carrocerías más semejantes a los modelos de producción en línea.

Los grandes campeones de la categoría

Grandes campeones han pasado por estos 40 años del Turismo Competición 2000. El más ganador de la historia, tanto de campeonatos (7) como de competencias (68) es el "Flaco" Juan María Traverso, que a estas alturas no necesita mayores presentaciones: es uno de los mejores pilotos de la historia del automovilismo argentino. Le sigue los pasos el actual piloto oficial de Toyota Matías Rossi (4 coronas y 33 carreras) y un paso atrás, con 3 campeonatos están en la historia el primer campeón oficial de la categoría, "Profe" Jorge Omar Del Río (16 triunfos), Gabriel Ponce de León (24 victorias) y José María "Pechito" López (18 competencias). Dos coronas ostentan Norberto Fontana (15 victorias), Néstor Girolami (hoy en el WTCR) y Facundo Ardusso, ganador de los últimos dos títulos de la especialidad.

Nueva era. El Renault Fluence de Leonel Pernía en 2012 impulsado por el motor Radical V8 2.7 L de 370 HP de potencia, que se utilizó hasta el año pasado en la categoría
Nueva era. El Renault Fluence de Leonel Pernía en 2012 impulsado por el motor Radical V8 2.7 L de 370 HP de potencia, que se utilizó hasta el año pasado en la categoría

Otras grandes figuras del automovilismo de los últimos 40 años dejaron su nombre en el campeonato de TC 2000: Luis Di Palma, Rubén Daray, Mario Gayraud, Silvio Oltra, Miguel Ángel Guerra, "Yoyo" Maldonado, "Tito" Bessone, el "Gurí" Martínez, el "Pato" Silva, Daniel Cingolani, Christian Ledesma y Agustín Canapino también se ciñeron la corona de la categoría.

Justo es decir que también hubo grandes preparadores: los hermanos Bellavigna, Juan Carlos Pianetto, el "Polaco" José Miguel Herceg y el gran Oreste Berta, entre otros.

Fotos: www.supertc2000.com.ar, revista Corsa, Pinterest

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.