El antes y el después de las grandes obras de la Ciudad

(0)
5 de julio de 2019  • 11:12

Buenos Aires cambió. Pero lo hizo sin olvidar su historia. Las grandes obras de infraestructura vial realizadas en la Ciudad en los últimos años que transformaron para siempre su fisonomía y mejoraron la vida de miles de vecinos, funcionan a la vez como un puente que conecta el progreso con la rica tradición porteña, esa que esconde una anécdota en cada rincón de cada barrio. Las siguientes imágenes registran un enorme proceso de modernización que mira hacia el futuro sin renegar de sus orígenes.

Viaducto Mitre

El ramal Retiro-Tigre del Ferrocarril Mitre nació en 1862, como una conexión entre la Estación Central, cerca de la casa de Gobierno, y el norte de la Ciudad, con una primera terminal en Belgrano, trayecto que se fue ampliando rápidamente hasta llegar, en 1865, a Tigre. Hoy, el ramal cuenta con 17 estaciones a lo largo de 28 km, de los cuales 3,9 km fueron elevados por el nuevo viaducto, al igual que las estaciones Belgrano C y Lisandro de la Torre. Así, se liberaron también 8 pasos a nivel y se construyeron 4 nuevos cruces seguros, beneficiando a 630.000 vecinos. Se trata de la obra más importante en este ramal en más de cien años y se inaufurará en los próximos días.

Pampa y la vía

El famoso cruce que dio origen a la expresión porteña que significa no tener dinero. Desde allí partía, a principios del siglo XX, un tranvía hacia el Hipódromo Nacional, ubicado en el actual Barrio River: como el boleto era de ida y vuelta, a los apostadores que habían perdido todo solo les quedaba ese viaje de regreso a Pampa y la vía. Con la construcción del Viaducto Mitre, ya no el cruce sino el encuentro entre la calle La Pampa y la vía elevada tomó un nuevo significado: el de la prosperidad de una ciudad en permanente modernización.

Paseo del Bajo

Es una megaobra postergada durante 50 años que finalmente se concretó. Desde 1962 su traza forma parte del Plan Director de la Ciudad con la idea de conectar los accesos norte y el sur, y aunque desde entonces hubo varios proyectos para construirla en forma de túnel o elevada, ninguno de ellos se materializó. El flamante Paseo del Bajo tiene 7,1 km de extensión que se recorren en solo 12 minutos y cuenta con 12 carriles, cuatro de ellos exclusivos para tránsito pesado. Es la primera autopista sin barreras de toda la Ciudad y enlaza cinco nodos centrales: el Puerto, la Terminal de Ómnibus de Retiro, la Autopista Illia, la Autopista Buenos Aires-La Plata y la Autopista 25 de Mayo.

Paso Bajo Nivel Balbín

El desarrollo del barrio porteño Saavedra, fundado en 1873, estuvo ligado desde sus inicios a la estación del ferrocarril de nombre homónimo y a la avenida Dr. Ricardo Balbín (llamada antes Del Tejar) que sigue la traza de un antiquísimo camino de la época del virreinato. El nuevo Paso Bajo Nivel sintetiza el espíritu de progreso del barrio en su punto más tradicional y beneficia a los 27.000 autos que pasan por allí cada día, ahorrando tiempo y ofreciendo una mayor seguridad. Es una gran obra de 308 metros de largo y 5,10 metros de altura, que incluye nuevas veredas, parquización y dos importantes aliviadores hídricos en un área de 11.100 m2. Las paredes del paso fueron decoradas en honor a dos famosos saavedrenses: el boxeador José María Gatica y el cantante Roberto "El Polaco" Goyeneche.

Viaducto San Martín

Inaugurado en 1969, el Puente de la Reconquista que se ve en la primera imagen permitió aliviar el tránsito, al elevar Juan B. Justo por encima de la avenida Córdoba y el Ferrocarril San Martín. Las sucesivas intervenciones artísticas con mensajes que el taxista Oscar Brahim realizó desde 2002 sobre su pared lateral, se volvieron un clásico entre los transeúntes. El puente fue desarmado en 2018 para construir el nuevo Viaducto San Martín que con sus 5 km de largo recupera la esencia original del Reconquista de mejorar la movilidad vehicular en la zona. La obra incluye las estaciones elevadas Paternal y Villa Crespo y beneficia directamente a 680.000 vecinos.

Córdoba y Juan B. Justo

La avenida Juan B. Justo es, desde 1937, una de las principales arterias de la ciudad, pero no muchos saben que su traza zigzagueante se debe a que sigue las vueltas del arroyo Maldonado, que corre debajo de ella y fue entubado en 1929. Las largas colas de vehículos sobre avenida Córdoba o en la vecina Niceto Vega aguardando hasta 20 minutos en la barrera del paso a nivel del Ferrocarril San Martín eran un paisaje habitual del barrio; una escena que no se repite más gracias al nuevo viaducto que con sus 8 metros de altura, permitió eliminar 11 pasos a nivel y construir 9 cruces seguros.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.