Opinión. Legislar la prohibición total es caer en un profundo error técnico