Pago de taxis con tarjetas: muchos choferes lo rechazan y los pasajeros desconocen la opción

Según datos oficiales, el 46% de la flota dispone de esa modalidad, pero no es habitual ver vehículos identificados ni que los conductores ofrezcan el servicio; dudas de los usuarios
Según datos oficiales, el 46% de la flota dispone de esa modalidad, pero no es habitual ver vehículos identificados ni que los conductores ofrezcan el servicio; dudas de los usuarios Fuente: Archivo
Valeria Musse
(0)
25 de octubre de 2019  

"¿Le puedo pagar con tarjeta de débito?", le pregunta una mujer al taxista, que se arrima a la ventanilla semiabierta para despejar la duda de la pasajera. Finalmente, el viaje no se concreta. La usuaria no tiene efectivo y el chofer no cuenta con posnet. No se trata de una situación habitual: a la luz de la lenta modernización de la flota de taxis porteños, a muchos de los viajeros ni se les ocurre que podrían utilizar ese medio de pago cuando toman un vehículo sin aplicación mediante.

Son miles los taxis, más de la mitad del total habilitado, que aún no instalaron un sistema para diversificar el cobro de los recorridos, pese a que, en el mediano plazo, estarán obligados por ley a aceptar tarjetas. Hay conductores que están de acuerdo con la medida, pero otros no tanto.

Transcurrieron diez meses desde que la Legislatura de la ciudad aprobó una modificación del Código de Tránsito y Transporte que insta a los propietarios de esos vehículos de servicio a estar adheridos a alguna aplicación de transporte de pasajeros homologada y, además, darles a los usuarios facilidades de pago con medios electrónicos. Desde la Secretaría de Transporte porteña indican que la adecuación es un proceso que requiere un tiempo.

"Antes de comenzar con la etapa de control, transitamos una etapa de capacitación", explican a LA NACION. De los 37.000 taxis habilitados para circular en la ciudad, alrededor de 17.000 (el 46%) cuentan actualmente con algún sistema de cobro con tarjetas, afirman desde el gobierno porteño.

"Durante este año sumamos alrededor de 10.000 vehículos con pago electrónico, mediante el uso de posnet y Mercado Pago", añaden desde la cartera de Transporte. Roberto -que prefiere no dar su apellido- es uno de los choferes equipados con esa opción de cobro. "La compañía de seguros me dio en comodato el posnet. Pero hace un tiempito decidí dejarlo en casa porque nadie quiere pagar así. Solo dos personas me preguntaron alguna vez si aceptaba tarjeta durante estos meses", cuenta el hombre.

Tiempo atrás, el marido de Estela Arandía quiso pagar el viaje con tarjeta, aunque el taxista no tenía el posnet para cobrar. En ese momento, la pareja tenía de todas maneras el efectivo necesario para abonar, "pero el sistema es útil porque evitaría que nos preocupáramos por contar con dinero en la billetera", opina Arandía mientras camina por el barrio de Recoleta.

Incertidumbre

Dos taxistas limpian sus vehículos en Retiro, a la salida de la terminal de ómnibus. Intercambian opiniones. "Poder cobrar con tarjeta, tener esa posibilidad, está bueno, pero aún no sé muy bien cómo tendría que hacer para sumarme al sistema", dice el más joven de los choferes, que alquila el uso del coche. Su colega no está tan de acuerdo: "De 100 pasajeros solo uno te pregunta si puede pagar con tarjeta", dice.

Parece un círculo vicioso. Los taxistas no tienen interés en sumar el equipamiento para pago electrónico porque los pasajeros no consultan y los usuarios explican que no consultan porque nunca tuvieron información de que fuera posible ni ven que los choferes lo ofrezcan o estén identificados como autos que aceptan tarjetas.

Jorge Acosta suele utilizar el servicio de taxi para movilizarse en la ciudad y en general lo toma en la calle, al azar. "La verdad es que nunca intenté pagar con tarjeta. Ni se me ocurrió", dice, sorprendido, ante la pregunta de LA NACION. Permanece unos minutos pensativo y resume, complacido: "Me parece bien que se pueda hacer". Hugo Sánchez, que trabaja en Recoleta, repite la misma frase de Acosta: "Ni se me ocurrió querer pagar con tarjeta". Anticipa que la próxima vez que viaje preguntará al conductor si puede hacerlo. El hombre cree que "aún no tenemos incorporada esa tecnología" para los taxis.

"Estamos encaminados con el sistema de pago electrónico. Va creciendo. Es por una cuestión de seguridad y comodidad para todos, taxistas y pasajeros", afirma José Ibarra, secretario general de la Federación Nacional de Conductores de Taxis. Consultados, desde el Sindicato de Peones prefirieron no opinar sobre la normativa.

Voceros de la Secretaría de Transporte indican que se realizan capacitaciones a los taxistas respecto de estas nuevas herramientas y sostienen que los choferes tienen a disposición posnets gratuitos y kits QR de Mercado Pago.

Uno de los objetivos de este denominado "plan de modernización" es brindarles a los taxistas mayor competitividad con Uber y otras aplicaciones de transporte de pasajeros que, como Cabify, por ejemplo, permiten pagar a través de la aplicación. "Basta escribir una vez los datos de la tarjeta para que no haga falta nada más. Termino el viaje, me bajo del auto y listo", detalla Valentina, que suele utilizar esa plataforma. La misma joven dejó de trasladarse con BA Taxi, la aplicación oficial: "Me resulta más engorrosa, ya que una vez que llegaba a destino tenía que indicar por celular la forma de pago y dependía de la señal de internet".

A Alfredo Letereli, taxista desde hace más de 40 años, no le interesa -según sus propias palabras- cobrar con tarjeta, ni de crédito ni de débito. Dice enfático, mientras aguarda a algún pasajero frente a la Plaza San Martín: "No puedo darme ese lujo porque termino cobrando 30 días después. No me sirve". Y pese a la publicidad de la medida, algunos taxistas consultados, como Luis Molina, se sorprenden ante la pregunta sobre si aceptan algún medio de pago electrónico. "No sé nada sobre eso", sentencia el hombre, confundido.

El reloj taxímetro

De lo que sí está al tanto el chofer Molina es de otro de los puntos que lanzó el gobierno porteño en medio del "plan de modernización" para los taxis. La ley, aprobada en diciembre de 2018, prevé una modificación del tradicional taxímetro. "Vamos a convertir el reloj en un equipo portátil, táctil y con internet, conectado al odómetro del vehículo. Tendrá a disposición todas las aplicaciones online", se explica en la web oficial de la Ciudad.

"Querían usar tablets para reemplazar los taxímetros. Eso quedó como congelado por ahora porque, a diferencia del reloj, que uno lo paga una vez y listo, por este nuevo servicio se debería pagar mensualmente al gobierno porteño y hubo mucha gente que no quiso", describe Molina. Ante la consulta de LA NACION, las fuentes gubernamentales indican que "aún se están estudiando las distintas alternativas para implementar el nuevo reloj taxímetro". El gremialista Ibarra considera que el cambio de formato del taxímetro "tendrá mayor capacidad para suministrar información y mejorará la calidad del servicio".

Alberto Rodríguez, secretario general de la Asociación de Taxistas de Capital, califica el proyecto como "un mechado de buenas intenciones, pero que se complican en el contexto económico actual". Y agrega: "El servicio de lo que sería el nuevo taxímetro significa un mayor gasto para el taxista y lo cierto es que las recaudaciones cayeron un 50%". Uber y su funcionamiento continúan siendo una de las principales preocupaciones de los propietarios y peones de taxis de Buenos Aires.

Otra de las inquietudes que tienen los propietarios de taxis es respecto de la antigüedad de los vehículos. Ibarra explica: "Queremos que los gobiernos nacional o porteño nos otorguen líneas de crédito accesibles y exención impositiva para renovar los vehículos. Un taxi recorre, en promedio, 15.000 kilómetros mensuales. Mucho más de lo que haría cualquier vecino".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.