Astrónomos estudian un planeta gigante cinco veces más pesado que Júpiter