Descubrieron en Brasil uno de los antepasados más antiguos del Tyrannosaurus Rex