En Neptuno, las primaveras duran 40 años

(0)
16 de mayo de 2003  • 18:53

WASHINGTON.- El planeta Neptuno, el octavo en el Sistema Solar, goza de estaciones como la Tierra, aunque en su caso duran bastante más de tres meses, concretamente cuarenta años, según el cálculo de un grupo de científicos norteamericanos.

Según publica hoy la revista de astronomía "Icarus" en su número de mayo, los expertos de la Universidad de Wisconsin-Madison utilizaron el laboratorio "Hubble" de la NASA durante seis años para observar los cambios en la superficie del planeta y descubrieron que su luminosidad aumentaba progresivamente en el hemisferio sur.

El director del estudio, Lawrence Sromovsky, explicó que "los anillos de Neptuno se han estado volviendo más anchos y más brillantes. Estos cambios parecen responder a cambios estacionales de la luz, similares a los que percibimos en la Tierra".

Los científicos utilizaron el "Hubble" para supervisar la rotación completa del cuerpo celeste en tres años distintos, en 1996, 1998 y 2002 y comprobaron que las imágenes mostraban anillos nubosos cada vez más brillantes en torno al hemisferio sur.

Estas observaciones coinciden con otras anteriores, efectuadas con telescopios menos potentes, que apuntaban a que el planeta había aumentado su brillo desde 1980.

Los astrónomos llegaron a la conclusión de que Neptuno, como la Tierra, disfruta de cuatro estaciones, aunque cada una de ellas se prolonga durante décadas, no los tres meses anuales de nuestro planeta.

Dado que Neptuno tarda casi 165 años en completar su órbita en torno al sol, cada una de sus estaciones dura más de cuarenta años.

Si las tesis de los científicos son correctas, "cada hemisferio gozaría de un verano más cálido y un invierno más frío, mientras que la primavera y el otoño serían unas épocas de transición que pueden tener o no sus características específicas", declaró Sromovsky.

Como la Tierra, el eje del lejano planeta está inclinado, lo que causa el fenómeno de las estaciones. En el caso de la Tierra, la inclinación es de 23,5 grados, mientras que en Neptuno el ángulo es de 29 grados.

Hasta ahora, los científicos creían que el Sol estaba demasiado alejado del planeta como para que se pudiera producir un cambio estacional.

El planeta sí era conocido hasta ahora por la violencia de su entorno, donde se puede generar vientos de más de 1400 kilómetros por hora.

La idea de los cambios de estación en el cuerpo celeste se ve reforzada por el hecho de que las imágenes que muestra el "Hubble" apenas presentan variaciones en la zona ecuatorial, mientras que los cambios son más acentuados en latitudes más altas.

"El brillo casi constante en las latitudes bajas de Neptuno nos apunta que lo que vemos es en efecto un cambio estacional, ya que ese tipo de variaciones son mínimas cerca del ecuador y más evidentes en latitudes altas, donde las estaciones tienden a ser más marcadas", declaró Sromovsky.

Pero aunque a más de a uno le puede atraer la idea de una primavera de cuarenta años, el científico no recomienda comprar un billete de sólo ida al planeta: incluso en el ecuador y en pleno verano, recuerda, las temperaturas no superan los 173 grados bajo cero.

Las imágenes de Neptuno pueden encontrarse en la siguiente dirección:

http://www.news.wisc.edu/newsphotos/neptune.html

Fuente: EFE

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.