Nuevas evidencias del calentamiento

Subió la temperatura en la Antártida
(0)
26 de enero de 2002  

WASHINGTON (AP).- Un descubrimiento sorprendente en los lagos de la Antártida podría tener importantes implicaciones para los cambios meteorológicos globales: mientras el aire de la región se calentaba ligeramente, la reacción en cadena ocasionada por este cambio hizo que el agua se recalentase al triple de velocidad.

El hecho es importante porque si el agua aumenta siquiera un grado de temperatura, ese cambio puede impactar seriamente a las plantas y animales que viven en ella. Y ese impacto puede ser negativo o positivo.

De hecho, los científicos hallaron que los lagos experimentaron "cambios ecológicos extremos" tras la modificación de la temperatura. El hallazgo fue publicado ayer en la revista Science y podría servir de ejemplo para determinar cómo el recalentamiento global puede afectar las aguas de otras partes del mundo.

"Sospecho que éste era un indicador de las cosas que están por venir", dijo el principal investigador de la Institución Británica para Investigaciones de la Antártica, Lloyd S. Peck.

El estudio puede parecer confuso en vista de la noticia de la semana pasada de que parte de la Antártida parece enfriarse en lugar de calentarse. Pero la Antártida es un continente vasto y Peck estudió la península Antártida, un lugar donde la temperatura subió en décadas recientes cinco veces más que el promedio de las temperaturas globales.

Expertos en cambios meteorológicos calificaron el estudio como una buena ilustración de cómo los cambios locales pueden tener consecuencias de alcance mayor de lo que se esperaba. "Necesitamos comenzar a pensar acerca de cómo esos tipos de cambios de temperatura van a afectar nuestros ecosistemas", dijo Benjamin Preston, del Centro Pew sobre Cambios Climáticos Mundiales.

El estudio del lago polar sugiere que los científicos deberían investigar si cambios menores de temperatura podrían estar afectando ya lugares como los Grandes Lagos de Norteamérica y zonas similares de Europa.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?