Cómo escribe Paulina Vinderman, la "poeta de la década" que ganó el premio Alfonsina Storni

Paulina Vinderman
Paulina Vinderman
(0)
28 de noviembre de 2019  • 12:46

Desde 1999, cada diez años, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires reconoce la trayectoria de una poeta con el premio Alfonsina Storni.

Esta tarde, a las 18, la escritora y traductora Paulina Vinderman, de 75 años, recibirá esa distinción en la Biblioteca Parque de la Estación (Perón 3326). El jurado integrado por Rafael Felipe Oteriño, Patricia Díaz Bialet, Irma Verolín y Carlos Wilson eligió a la autora de El vino del atardecer y Rojo junio y otros poemas como la poeta argentina de la década.

"La poesía siempre tendrá ojos de perro perdido,/ siempre dará luz a lo imposible", escribió. En la escritura de Vinderman se combinan cierto sentido de permanencia con un tono íntimo y reflexivo. Ante sus textos, los lectores encuentran la difícil fusión de una experiencia y (como quería Wallace Stevens) el razonamiento acerca del método de la poesía.

En 1999, la primera en obtener la distinción había sido nada menos que Amelia Biagioni y, diez años después, Esther de Izaguirre. A mediados de este año, con un envidiable sentido de la oportunidad, la editorial cordobesa Alción publicó la obra reunida de Vinderman, Tocar el cielo oscuro.

Un poema de Paulina Vinderman

Y si hubiera nacido hombre

habría sido marinero

con una azul mortaja como lecho.

Madre, no me dijiste nunca

que había que pagar un precio

para hablar con las flores.

Detrás de tantas ventanas

las mujeres se peinan para recibirlos.

No me enseñaste nunca

que había que pagar un precio

por haber nacido mujer

y marinera.

Mi amor a punto de morir

no sabe

que amo únicamente ahora

que no hay vientre ni ola ni deseo.

Mi amor a punto de morir

no sabe

que únicamente lo amo porque muere

y quedo libre de todo excepto

de escribirlo

eligiendo los momentos del goce

como un conquistador antes del oro.

Mi amor no sabe

que el único al que amé

fue aquel marino de la fotografía

que jamás conocí.

Porque me enamoraba únicamente

de los derrotados.

Porque habrá naufragado

con una azul mortaja como lecho.

Porque sus ojos eran huérfanos

como los míos,

sucios de tormentas y remedios solitarios

contra el amor, la blandura,

la nostalgia de tierra.

Madre, no me enseñaste nunca

a ordenar mis pedazos

Me dejaste cortarme, cortarme,

con cuchillos de mar y de ventanas.

«Las mujeres se peinan, decías,

para recibirlos.»

De La balada de Cordelia

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.