De Foucault, Borges y la Biblia a la revista ¡Hola!, la manía lectora de Elisa Carrió, una política de letras

La diputada Carrió hace su propia "campaña" con la presentación de su libro, en el que revela su cercana relación con la literatura, desde la infancia
La diputada Carrió hace su propia "campaña" con la presentación de su libro, en el que revela su cercana relación con la literatura, desde la infancia
Daniel Gigena
(0)
7 de agosto de 2019  • 12:03

En Vida. Mi paso por la política, mi conversión religiosa, mi intimidad. Conversaciones con Ignacio Zuleta (Ariel), la diputada nacional Elisa Carrió, una de las artífices de Cambiemos (hoy Juntos por el Cambio), esboza una mirada retrospectiva sobre su trayectoria intelectual. El interlocutor elegido por Carrió fue Ignacio Zuleta, periodista, consultor político y doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid.

La diputada, que hace su propia "campaña" de gira con la presentación de su libro, reveló que había elegido a Zuleta como interlocutor porque era un hombre de letras. "Quería hablar con alguien que entendiera de literatura", dice Carrió a LA NACION. Lilita se asume como una mujer de letras, amante de la lectura y de los libros. En Vida, vuelve en varias oportunidades a esa pasión.

El equipo de Cambiemos dijo presente en la presentación del libro "Vida" en el Teatro San Martín
El equipo de Cambiemos dijo presente en la presentación del libro "Vida" en el Teatro San Martín

"Tengo tres etapas como lectora -dice-. Primero fui autodidacta, fueron los años en que solamente leía literatura y filosofía; después hice las lecturas académicas en la Universidad Nacional del Nordeste, y por último vino mi conversión". Para Carrió, la lectura de la obra de Michel Foucault fue crucial. "Nadie se da cuenta, pero yo hago microfísica del poder". Su formación humanista no colisiona con las creencias religiosas: "Mi fe ilumina mi razón". Libros sagrados como la Biblia y la Torá, así como el Tao y el I Ching la ayudaron a encontrar un principio común de las religiones: la no violencia.

"Mi mamá era profesora de literatura -dice Carrió en su libro de conversaciones-. Por eso hablábamos el correcto castellano en la mesa. Era todo un aprendizaje. Mi papá era un hombre que leía y que tenía que estar informado por todo. Por mi padre escuchaba las historias y por mi madre la literatura". Entre sus primeras lecturas de infancia, recuerda las publicaciones del Reader Digest's, biografías de músicos, el Quijote (en edición facsimilar) y Corazón, la conmovedora novela de Edmundo De Amicis que fue, según revela, el libro que más la hizo llorar. Actualmente, trabaja en un próximo libro, donde recopilará los cuentos de su padre. Además, prepara la edición de su obra legislativa, que estima que tendrá nada menos que doce mil páginas.

Según cuenta, a los diez años Carrió leía hasta las cuatro o cinco de la mañana, en especial obras de teatro clásico. A los once o doce, con La mujer rota, de Simone de Beauvoir, se inicia en las asperezas del existencialismo francés. "Ese existencialismo muy ateo me hizo mucho daño", confiesa en Vida. "Pude desechar a Sartre cuando leí Temor y temblor, de Søren Kierkegaard". Otro libro que la perturbó fue Los siete locos, de Roberto Arlt. "Me introducía en una sexualidad que yo no conocía". Antes de la adolescencia, se sumergió en la Ética a Nicómaco, de Aristóteles, que leyó en una edición con páginas de papel de seda, y en los ambiciosos ciclos narrativos de Balzac. Aunque Carrió hubiera querido estudiar filosofía y letras, la abogacía primó a la hora de elegir una carrera universitaria.

En conversación con Ignacio Zuleta, Carrió repasa su vida política, religiosa e intelectual
En conversación con Ignacio Zuleta, Carrió repasa su vida política, religiosa e intelectual

La biblioteca de Lilita

¿Qué libros integran la biblioteca de la legisladora que fue constituyente nacional en 1994? Teoría general del Estado, del jurista Georg Jellinek; El Estado social, de Hermann Heller; El concepto de lo político, de Carl Schmitt, y la obra de Maurice Duverger son los que Carrió destaca en primer lugar. "Si vos me tenés que ubicar, yo soy Escuela de Frankfurt porque leí mucho a Max Horkheimer, mucho a Theodor Adorno, todo lo de Erich Fromm", le dice a Zuleta. Luego se interesó en las obras de Giovanni Sartori, Karl Lowenstein, Jürgen Habermas (" Ensayos políticos es lo mejor de él"), John Rawls y Richard Rorty, "todos los contractualistas".

El universo de la lingüística y la semiología no le fue ajeno. "Después entro a la semiótica y leo a Saussure. Después Todorov, Kristeva. A los 38 años yo tenía una formación literaria y sobre todo una formación generalista. Soy una generalista", se define. Como fundadora del Instituto Hannah Arendt, leyó con fruición los estudios de la autora de Los orígenes del totalitarismo. "Cuando fui profesora en la universidad, y muchos amigos y conocidos eran secuestrados en la dictadura, la obra de Arendt me ayudó a entender la categoría del desaparecido", confiesa.

Lilita evoca con entusiasmo su amor por la literatura y menciona a poetas como Quevedo y Góngora, santa Teresa de Ávila y san Juan de la Cruz, Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca; a filósofos como Nikolái Berdiáyev (al que accede por intermedio del escritor Ernesto Sabato) y Kierkegaard, y a escritores de renombre como Hölderlin y Borges. "Vos ves libros como los de Foucault en Las palabras y las cosas que empiezan con un poema de Borges, una clasificación de Borges. Es un autor para intelectuales", sentencia. "Amo a Borges, fue el escritor que me llevó a Walt Whitman y a G. K. Chesterton". En su juventud, Carrió asistía a las conferencias del autor de Ficciones. Hoy prefiere la poesía borgeana a la narrativa.

Elisa Carrió con Ignacio Zuleta y Joaquín Morales Solá
Elisa Carrió con Ignacio Zuleta y Joaquín Morales Solá

También destaca sus lecturas de La culpa, de Karl Jaspers, y de obras de Edith Stein y Simone Weil. ¿Max Weber? "Es el último sabio". ¿John Stuart Mill? "Cuando leo Sobre la libertad, ya me hago republicana liberal de izquierda". Luego de su conversión religiosa, cuyo secreto guarda el papa Francisco, elige presentarse como una humanista cristiana.

Cuando tenía que explicar los resortes del poder en los claustros, Carrió apelaba al Sófocles de Edipo rey: "En Edipo, el poder no era el saber". Para la lectora voraz que Carrió fue desde su infancia, Antígona funda los derechos humanos. En su opinión, debido a las escasas horas que los políticos argentinos dedican a la lectura, la calidad del discurso público ha disminuido con los años. "Cayó mucho. Es como si se hubiera tirado desde el Obelisco", grafica.

"Ojo que también leo Gente y ¡ Hola! -dice a este diario-. La frivolidad y la profundidad tienen que convivir". Por algunos problemas de visión, la diputada que comienza a retirarse de la arena política ("pero no de la verdad", remarca) no lee demasiado en la actualidad. "Estoy con los audiolibros y con los documentales de YouTube", comenta. Su propósito es desarrollar, junto con su amigo Mario Quintana, un nuevo humanismo global, que se apoye en la educación, la convivencia y los valores. "El enemigo actual es el lobby de los armamentos, que viene de la mano de los Trump y los Bolsonaro. Hay que desarmar a las sociedades", advierte. Una aliada para impugnar la violencia, según la protagonista de Vida, es la lectura.

Más sobre Carrió y los libros

Desde su lanzamiento, Vida figura entre los libros más vendidos de 2019. Casi en simultáneo, se dio a conocer Lilita. La mujer que desafía el poder (Planeta), una investigación de Laura Serra sobre las estrategias políticas de la líder de Coalición Cívica.

Sin ahorrar detalles y anécdotas sobre su familia, su matrimonio y la maternidad, y la formación del carácter rebelde por el que se la reconoce en el mapa político nacional, Carrió se refiere además al vínculo con personalidades de la política, entre ellos, Raúl Alfonsín, la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ("con Cristina nunca me enfrenté"), el candidato presidencial Alberto Fernández (al que, mientras era jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, nunca le atendió el teléfono), el senador nacional Miguel Ángel Pichetto y, desde ya, el presidente Mauricio Macri.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.