De las imágenes a las visiones

Carlos Battilana
(0)
5 de febrero de 2017  

Transcurrido un siglo desde la escena en la que un poeta resbala y se mancha en la calle con la materia húmeda del fango, acontecida en la famosa escena baudelariana de la pérdida del aura descripta en Pequeños poemas en prosa, Luis Alberto Spinetta mantiene intacto su halo.

En ese gesto, quizás anacrónico, hay una clase de resistencia que responde a una genuina visión, a una especie de entrega franca al arte como consecuencia necesaria del vivir.

La herencia poética que campea en sus letras y su aureola luminosa, que su público alimentó a lo largo de su carrera y que el propio artista se encargó de consolidar, construyen una figura particular: su actitud rupturista, los atributos de su música, su voz y sus letras, incluida su elegancia y su extraña belleza física, sus disfraces y sus fotos periodísticas, constituyeron una combinación artística particular que, si bien no anula de plano, excede la lógica mercantil tal como denunció el músico en un manifiesto redactado en 1973: "Rock: música dura, la suicidada por la sociedad".

La figura aurática del artista no tiene un matiz pasivo en Spinetta; se abraza al arte con total devoción y también con espíritu sedicioso y contracultural, y esa imagen se metaboliza y resignifica en un nuevo ámbito histórico y cultural: el contexto del rock en la Argentina.

El autor es poeta

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.