Designan a Valeria González a cargo del área de Patrimonio en el ministerio de Cultura

Valeria González durante la última edición de BAphoto, donde curó la sección Links Project
Valeria González durante la última edición de BAphoto, donde curó la sección Links Project Crédito: Gentileza BAphoto
Celina Chatruc
(0)
11 de diciembre de 2019  • 14:14

Muy querida y respetada por la comunidad artística local, a tal punto que su desvinculación hace dos años de la dirección de la Casa Nacional del Bicentenario (CNB) desató una masiva protesta virtual, la historiadora, curadora, docente y ensayista Valeria González estará a cargo del área de Patrimonio del gobierno de Alberto Fernández, ocupada hasta ahora por Marcelo Panozzo en su rol de secretario.

"¡Sí, confirmado!", respondieron a LA NACION desde el Ministerio de Cultura, dirigido por el cineasta Tristán Bauer, que recuperó su rango tras haber sido degradado a secretaría el año pasado, durante el gobierno de Mauricio Macri.

La tarea de González no será menor. Tendrá a su cargo todos los museos nacionales; los sitios arqueológicos declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco (desde el material, como la Quebrada de Humahuaca, hasta el inmaterial, como el tango); la Comisión Nacional de Museos y Lugares Históricos y un tema crucial para el debilitado mercado del arte local: la exportación e importación de obras de arte.

Si bien estos últimos trámites se simplificaron el año pasado, las urgencias de la coyuntura desplazaron la sanción una nueva ley de circulación de bienes culturales que incluya a la fotografía en la categoría "arte", para que no quede atrapada en el corralito burocrático.

"Me alegré mucho con la noticia", dijo a LA NACION Panozzo, que dejó el cargo con una gran satisfacción: durante la gestión de Macri se concursaron 21 cargos directivos en 19 museos y dos institutos, incluidos el Museo Nacional de Bellas Artes y el Museo Nacional de Arte Decorativo. A González le tocaría tomar la posta y hacer lo propio con el Museo Nacional de Arte Oriental y el Museo Nacional del Grabado -ambos aún sin sede propia-; el Palais de Glace y la Manzana de las Luces -aún en restauración- y el Museo Histórico Nacional, entre otros.

Además de su talento como curadora, demostrado una vez más en la última edición de BAphoto -donde tuvo a su cargo el sector Links Project, junto a Mercedes Claus-, González tiene una gran capacidad de gestión. "Estaba construyendo una red, una trama horizontal de reflexión y acción con un grupo de colaboradores desde su lugar en este organismo", escribió sobre ella Marcos López en Facebook, en 2017, al protestar por su desvinculación de la CNB sin motivo declarado tras dos años en el cargo. "Lo siento como un sablazo, un machetazo. Un cachetazo", declaró entonces el fotógrafo.

Fue una de las más de 2000 personas del ambiente que se sumaron a la protesta virtual e impulsaron una campaña a través de change.org para manifestar su desacuerdo con la medida. Entre ellos se contaron las curadoras Andrea Giunta y Adriana Lauria, los artistas Alicia Herrero, Gabriel Biaggio, Graciela Taquini, Tomás Espina, Matías Ercole y Leticia Obeid.

"Consideramos valiosísimo su rol durante estos dos años en la gestión pública por su comprometido desempeño profesional, su forma exhaustiva de abordar las prácticas contemporáneas e históricas y por los modos en que ha producido lazos e intercambios inclusivos y experimentales en la escena artística", dice la nota aún disponible en esa plataforma, firmada por artistas, curadores, historiadores y docentes. No es poco.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.