El crimen, de la realidad a la pantalla