Escritores libreros: estar de los dos lados del mostrador