Juan Sasturain, un escritor para dirigir la Biblioteca Nacional

La designación implica un cambio en el perfil del conductor de un faro cultural para el país: el autor de policiales, popularmente reconocido, ingresa en lugar de Elsa Barber, una especialista en bibliotecología
La designación implica un cambio en el perfil del conductor de un faro cultural para el país: el autor de policiales, popularmente reconocido, ingresa en lugar de Elsa Barber, una especialista en bibliotecología Fuente: Archivo
Daniel Gigena
(0)
8 de enero de 2020  

Luego de la renuncia de Elsa Barber a la dirección de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno (BNMM), que se hizo pública ayer a la mañana por medio de una carta dirigida a sus colaboradores, el ministro de Cultura, Tristán Bauer, decidió acelerar el anuncio de su sucesor (una de las designaciones pendientes en los principales organismos del área). El escritor Juan Sasturain, que estaba veraneando en Reta, con su mujer, la escritora y guionista Liliana Escliar, recibió entonces el llamado que confirmaba lo que era un rumor desde hacía varios días. El autor de Manual de perdedores, de 74 años, será el primer director de la BNMM durante el gobierno del Frente de Todos, que el próximo viernes cumplirá un mes.

Junto con Luis Puenzo, nombrado presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Sasturain es otra figura popular, conocida no solamente por su literatura, en gran parte policial, sino también por su tarea como conductor de programas culturales en la televisión y por su actividad periodística.

El reemplazo de un "cuadro técnico" como Barber (licenciada en Bibliotecología, docente universitaria e investigadora) por un escritor respetado por colegas y lectores, que apoyó públicamente la candidatura presidencial de Alberto Fernández, suscita interrogantes acerca del perfil que tomará la institución a partir de este año: si volverá a funcionar como un espacio de amplia actividad cultural, como en los años de Horacio González e incluso, luego, con Alberto Manguel, o si profundizará los ejes que desarrolló su antecesora inmediata, la primera mujer en ese rol, que estuvo más enfocada en el rescate y la digitalización de archivos y la renovación tecnológica de la BNMM. Tal vez el objetivo del nuevo director sea la integración de aciertos y búsquedas de ambos estilos. La noticia de su nombramiento fue bienvenida en el ambiente; entre otros, Gabriela Cabezón Cámara, Miguel Rep y Claudia Piñeiro se expresaron en las redes, donde en general no se leyeron críticas.

De las dos orillas

Ayer muy temprano se difundió la carta en la que Barber daba a conocer su renuncia. Como Lino Barañao, la saliente funcionaria fue de las pocas que conoció ambas orillas de la grieta: había sido subdirectora durante la gestión de González y de Alberto Manguel, a quien sustituyó cuando el escritor dejó su cargo y el país en agosto de 2018. "Desde el nombramiento como subdirectora durante la presidencia de Néstor Kirchner, en 2007, estuve en la BNMM -dijo Barber a LA NACION-. Es una etapa cumplida para mí. No es fácil gestionar una institución como la BNMM, pero mi sucesor recibirá algo inédito, que yo no tuve: una síntesis de mi gestión y el plan cultural y bibliotecológico para 2020, con un presupuesto de mínima y otro de máxima".

Barber, que ayer mantuvo una reunión con los directores de las distintas áreas de la institución y con representantes gremiales, consideró que su renuncia había sido digna, al allanarles el camino a las nuevas autoridades del Ministerio de Cultura de la Nación para la designación de su reemplazo. Lamentó que el ministro de Cultura no se hubiera comunicado con ella en los días previos. También señaló que le gustaría entregarle en persona el informe al nuevo director de la BNMM. "Estoy a su disposición", agregó.

La renuncia fue recibida con sorpresa entre los trabajadores de la Biblioteca. Algunos todavía confiaban en que la labor de Barber sería valorada por las nuevas autoridades y que ella continuaría colaborando con la institución.

Bauer había anunciado el 31 de diciembre pasado que en esta semana se conocerían los nombres del nuevo director de la BNMM, del presidente de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), del director del Teatro Cervantes y de la presidenta del Fondo Nacional de las Artes (la arquitecta Diana Saiegh, que también se oficializó ayer, ver aparte). Ahora se espera que Sasturain nombre a su nuevo equipo o confirme a los actuales directores: Elsa Rapetti está a cargo de la Dirección Nacional de Coordinación Bibliotecológica; Ezequiel Martínez, de la Dirección Nacional de Coordinación Cultural, y Néstor Luque, de la Dirección Nacional de Coordinación Administrativa.

Uno de los primeros en expresarse luego de conocida la renuncia de Barber fue el exsecretario de Cultura Pablo Avelluto. "Hoy leo con tristeza la noticia de la renuncia de Elsa Barber y las acusaciones falsas y canallas que hace un empleado que llama 'controles policiales' a dispositivos de control horario de un trabajo cuyo salario pagamos todos los argentinos", escribió en su cuenta de Twitter. Consultado por LA NACION, Avelluto detalló que durante la gestión de Barber se licitaron por primera vez los servicios de seguridad y limpieza, se obtuvo un crédito por siete millones de dólares para equipar la institución y digitalizar el acervo, se hicieron reparaciones en el Museo del Libro y de la Lengua y se declararon nulas las concesiones de las cocheras en la avenida Las Heras, que el exfuncionario definió como "uno de los curros más grandes de la historia". Y agregó que en los cuatro años del gobierno de Mauricio Macri, la institución tuvo "más visitantes que en los cuatro años anteriores". También al inicio del gobierno de Cambiemos fueron despedidos cientos de trabajadores de la BNMM.

Del policial a la gestión

Juan Sasturain

Escritor y periodista

Bonaerense, nacido en 1945, es egresado de la carrera de Letras en la Universidad de Buenos Aires.

Autor de ficciones, relatos y crónicas, es un referente del policial. El año pasado, obtuvo el premio Dashiell Hammett a la mejor novela negra escrita en castellano justamente por su libro El último Hammett. Otros de sus libros son Manual de perdedores, La mujer ducha, Arena en los zapatos y Picado grueso.

Escribió para diarios, fue jefe de redacción en las revistas Humor y Superhumor y en los años 80 incursionó en la historieta de la mano del dibujante Alberto Breccia. De esa sociedad creativa salió Perramus.

Se hizo conocido por el gran público a través de los programas televisivos de cultura que se dieron en Telefé, Encuentro y la Televisión Pública, como Ver para leer y Disparos en la biblioteca, entre otros.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.