Murió el artista plástico cordobés Pablo Baena

Pablo Baena murió a los 62 años
Pablo Baena murió a los 62 años Crédito: La Voz
Gabriela Origlia
(0)
26 de diciembre de 2019  • 23:31

CORDOBA.- A los 62 años, murió el artista plástico Pablo Baena, uno de los referentes del expresionismo en Córdoba cuya salud venía deteriorándose, desde hacía casi tres años, por una serie de accidentes cerebro vasculares ( ACV). Su producción está caracterizada por su alto contenido simbólico.

Baena era cordobés; nació en esta ciudad el 26 de febrero de 1957. Egresó de la Escuela de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba en 1982, con el título de Licenciado en Pintura; algunos de sus maestros fueron Antonio Monteiro, Jorge Ledda y Raúl Pecker. Ejerció por años la docencia en Arte y recibió muchos precios. En los '80, siendo muy joven, participó de las muestras "Arte Fresco", "Arte Nuevas Respuestas" y Arte joven '82 y '83.

Según consta en el Diccionario de Artistas Plásticos de Córdoba en los '90 retoma la figura humana representada en el lenguaje del comic, sobre planos de colores vagamente definidos, surcados por potentes líneas de tinte informalista, negras y de colores, que a la manera de un ideograma azteca, salen de la boca del personaje. Trabaja principalmente la técnica del óleo sobre la tela.

En la presentación de la muestra "Viaje de ida" de Baena en 2011 en el Museo Emilio Caraffa, el fotógrafo Raúl Eduardo Stolkiner (alias RES) escribió: "Es un artista contemporáneo porque mezcla diversos estilos desprejuiciadamente o, para ser más preciso, porque en su trabajo el estilo no es entendido como modo de expresar un sentido o de exponer ideas. Sin embargo, a diferencia de ciertos imperativos del arte contemporáneo, Baena no elabora estrategias de artista, no hace un culto a la carrera, no da importancia al 'statement' o declaración de principios como no sea a través de sus obras, y no ha alterado durante décadas su modo de trabajo, aunque las modas fueran y vinieran".

"¿Qué mezcla Baena? Sin duda hay algunos postimpresionistas, rastros del expresionismo abstracto y del informalismo europeo, de la nueva figuración argentina y hasta del neoexpresionismo. Pero también mezcla colores, mezcla o contrapone figuración e informalismo, o lo que podría confundirse como dos cuadros en una misma tela. Mezcla, en fin, la vida y la pintura, el taller y su casa, sus seres queridos surgen de su imaginación", agrega el texto.

RES repasa la vida de Baena en Alberdi, el barrio donde nació el Cordobazo y la influencia que esa década habría tenido en el pintor. "La obra de Pablo aún no puede juzgarse con parámetros externos a ella. Mientras no haya la suficiente distancia tendremos que contentarnos con aceptar que se sustente sobre sí misma y agradecer la posibilidad que presenta. Ciertamente un viaje de ida. Un salto sin red que apuesta a encontrar las manos del otro", menciona.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.