Tres muralistas mexicanos: una visita que tardó 43 años