Un mural de 330 metros, entre la piel y las entrañas del edificio del Museo de Arte Moderno