Diana Aisenberg y la mesa redonda: el trabajo colectivo como refugio