Un poco de aire para el sector editorial: el Gobierno vuelve a comprar libros de literatura para las escuelas