A las empresas de TV les hacen ruido algunas condiciones, pero siguen adelante