El Mundial en Nueva York: Karjakin dejó pasar su oportunidad